Linares está repleta de pinturas en spray que representan parte de los inicios y evolución del artista y grafitero Miguel Ángel Belinchón “Belin”. Destaca su técnica hiperrealista, sus grandes dimensiones, las personas que de una forma más o menos humana están representadas y sus referencias a temas sociales.

Los estudiantes del colegio Ntra. Señora de la Providencia de Madrid salen de la estación de Atocha y llegarán a Linares en torno a las 11 de la mañana. Comenzarán a buscar cada pintura y a responder a una serie de preguntas relacionadas con la actividad acompañados con un mapa de la ciudad en donde aparece numerado cada grafiti.

De esta forma, también harán turismo y se adentrarán en la cultura de esta ciudad caracterizada por el tapeo, la semana santa, su patrimonio monumental, el flamenco, el golf, el ajedrez o el paisaje minero y arqueológico. Después habrá un taller donde se conocerá en profundidad todos los detalles que rodean al artista linarense, sus obras y su técnica para luego plasmar todas las ideas que se planteen en la realización de trabajos plásticos.

Una actividad que va destinada a que los jóvenes se familiaricen con las expresiones artísticas y culturales. Las pinturas de Belin en Linares son un reflejo de la evolución personal y profesional del artista.

El Ayuntamiento colabora para utilizarlas como reclamo y atractivo turístico. Las calles desprenden arte, se diferencia de otras ciudades y son el reflejo de un pintor que ha llevado su visión por todo el mundo en países como Estados Unidos, México, Holanda, Alemania, Croacia o Israel.

Flaxtl&Belin Studio-Showroom

Flaxtl&Belin Studio-Showroom

Uno de los muchos graffitis que Belin tiene repartidos por la ciudad.

Uno de los muchos graffitis que Belin tiene repartidos por la ciudad.