Los próximos días, y procedente de Granada, actuará hasta Linares un equipo de UPR a fin de participar en la normalización de la situación vecinal de la Barriada de Arrayanes, actualmente degradada.

Las razones que motivan esta agregación a Linares, es de una parte la referida y ostensible degradación en la barriada y de otra la inexistencia de suficientes efectivos policiales en la plantilla  de la comisaría de nuestra ciudad para poder atajarla.

Por ello tras la última Junta Local de Seguridad, el Subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, se comprometió a dar más presencia policial en Linares para normalizar en el menor tiempo posible la situación del barrio.

Por un lado, mejorar la seguridad en la barriada con mayor coordinación entre Policía Nacional y Policía Local, de forma que haya una patrulla permanentemente en sus calles con carácter disuasorio. Esta medida supone un  importante esfuerzo a la Policía Nacional, puesto que se van a establecer periódicamente dispositivos con unidades adicionales.

Por otro lado se va continuar trabajando en los problemas de convivencia para los que se desarrollarán políticas de educación y servicios sociales desde el Ayuntamiento y desde la Junta de Andalucía.

La Policía Nacional ha reforzado su presencia para mantener un mayor control, ante el problema de tránsito de personas que en algunos casos rompen la normal convivencia entre los vecinos.

La filosofía de estas acciones deberán ser compatibles con la armonización de todos los recursos y los esfuerzos, trabajar de forma integral con una labor educativa fundamental para que las personas que ocupan las viviendas públicas cumplan con las obligaciones que tienen, garantizando su seguridad, y todo ello desde la coordinación con los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.