Emotivo, quizás sea la palabra que más se acerca, para definir el acto del pasado domingo, 31 de enero, que tuvo lugar en el Teatro Cervantes de Linares de nuestra ciudad, organizado por la Asociación Cultural y Musical Maestro Alfredo Martos.

Tal como rezaba el cartel anunciador, el fin era homenajear a  los antiguos músicos, los de siempre, esos que, si uno se fija, puede ver en las primeras filas de cualquier concierto que se celebre en nuestra ciudad.

Puntuales como siempre, a las 12.00 de la mañana se abrían las cortinas del Teatro Cervantes. Sobre el escenario la Banda de Música Alfredo Martos, y en un rincón su director, el cual, en esta ocasión haría las veces de presentador, cediendo la batuta al subdirector D. Juan Francisco Ibáñez Pardo “Citos”. Juan Carlos Ortega Emanuel, director de la Banda de Música Alfredo Martos, procedió a nombrar a todos y cada uno de los homenajeados, para posteriormente proceder a la presentación, de las obras a interpretar.

También se pretendía hacer un recorrido por las costumbres musicales de nuestra ciudad, por lo que este concierto comenzó con la interpretación de la Pobre Carmen, composición que durante muchos años fue interpretada en los sepelios de los músicos fallecidos. Sirvió esta obra, no solo para tener un emotivo recuerdo, para con todos los músicos que a lo largo de los años nos abandonaron, sino también para descubrir las buenas cualidades de D. Citos Ibáñez en su bautismo como director.

A continuación se interpretó el cuarto movimiento del Lago de los Cisnes. Sería aquí donde la Asociación nos tenía reservada otra grata sorpresa. Con la colaboración de la Escuela de Danza y Artes “Danzarte” bajo la dirección de Raquel Parrilla Sánchez, hicieron su aparición un grupo de bailarines y bailarinas que completaron, sobre el escenario, una estampa que hizo disfrutar a todos los asistentes, no solo en esta obra, sino a lo largo de todo el concierto, ya que hicieron su aparición en varias de las obras interpretadas para la ocasión.

A continuación se interpretó el pasodoble Agüero, con el que se hacía clara referencia a otra costumbre muy arraigada en esta formación; el tradicional paseíllo que la banda de música hace, en las tardes de toros en la Real Feria de San Agustín, desde el antiguo Rin Bar en el Pasaje del Comercio hasta la plaza de toros, interpretando dicho pasodoble.

Completó esta primera parte “La Dolorosa”, cuya dirección estuvo a cargo del director invitado D. Jose Luís Vílchez Martínez, gran conocedor de la música de nuestra ciudad y cuya trayectoria es de sobre conocida en los círculos musicales de la misma.

Para la segunda parte, y a petición de los homenajeados, se reservaron las obras del Maestro D. Alfredo Martos Gómez. Bajo la batuta de Citos Ibáñez de nuevo, se interpretaron los pasodobles “Juanito Marín”, “Caireles”, “Andalucía” y “El sentir de mi tierra”, completándose esta segunda parte con el Intermedio “Espinas y Flores”.

Fue, una vez terminada ésta, cuando llegó el gran momento de la mañana. Uno a uno todos los homenajeados fueron llamados al escenario y, ante un teatro emocionado, se les hizo entrega de un diploma en reconocimiento a su labor como músicos y divulgadores de las costumbres y usos musicales de la ciudad de Linares. Sin duda, fue uno de los momentos más emotivos  que nos deparó la mañana.  Ver de nuevo sobre aquellas tablas a músicos como: D. José Luís Vilchez, D. Juan Balbuena, D. Francisco Garrido, D. Miguel López, D. Antonio Martín, D. Francisco Latorre, D. Francisco Perales, D. Nicolás Ulloa, D. Ángel Jiménez, D. Rafael Fernández, D. José López, D. Luís Viedma, D. Ricardo Gámez y D. Cristóbal Ríos. También se hizo entrega de sendos diplomas a la Srta. Raquel Parrilla Sánchez por su inestimable colaboración y a D. Citos Ibáñez, por su dedicación a esta Agrupación, su saber hacer y, a modo de recuerdo, de su bautismo como Director.

Para poner el punto y final, se llamó al escenario a todos los bailarines y bailarinas y junto, a los homenajeados y los componentes de la Banda de Música Alfredo Martos, interpretaron el Himno a Linares, el cual fue coreado por un teatro puesto en pie. Sin duda una gran mañana musical  en nuestra ciudad y un merecido y trabajado “NO HAY ENTRADAS”.