Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han efectuado pruebas de alcoholemia a 2.250 conductores en las carreteras de la provincia de Jaén durante la campaña especial de intensificación de controles que ha desarrollado la Dirección General de Tráfico a lo largo de la pasada semana y que finalizó ayer día 20 de diciembre.

De los conductores sometidos a los controles de alcohol, sólo 31 de ellos han dado resultados positivos, lo que supone un 1,38 por ciento. Por otro lado, 46 conductores fueron sometidos al test salival para comprobar la presencia en el organismo de drogas, nueve resultaron positivos, es decir el 19,57 por ciento.

Los controles no sólo se han realizado en horario nocturno, sino también en horas del mediodía para que resultaran disuasorios en la ingestión de bebidas alcohólicas en las comidas típicas de estas fechas navideñas. La DGT recuerda que el consumo de alcohol y drogas produce numerosas alteraciones orgánicas y psicológicas que pueden entrañar un grave riesgo durante la conducción de vehículos.

La DGT ha recordado que la sanción por conducir con presencia de drogas en el organismo está castigada con una sanción de 1.000 euros y la retirada de seis puntos. En el caso del alcohol, 500 euros, excepto si la tasa supera el doble de la permitida o si son reincidentes, es decir, aquellos conductores que hubieran sido sancionados en el año inmediatamente anterior por dar positivo a alcohol. En estos dos casos la sanción es también de 1.000 euros.

Como viene siendo habitual en las campañas que lleva a cabo la DGT, la colaboración de las policías locales ha sido muy importante ya que los controles de alcohol y drogas se han realizado tanto en vías interurbanas como en urbanas y no sólo por la noche, sino también durante el día.

Pese a que la campaña ha finalizado, los agentes de Tráfico continuarán realizando controles de alcohol y drogas a los conductores a cualquier hora del día y en cualquier carretera con el objetivo de disuadirlos de conducir.