La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega, junto a la diputada de Igualdad y Bienestar Social, María Eugenia Valdivia, han firmado hoy el convenio para el Programa de Ayudas Económicas Familiares con la Diputación de Jaén, al que se sumarán los ayuntamientos mayores de 20.000 habitantes. Este año el Gobierno andaluz aporta para toda la provincia una partida superior a los 450.400 euros, de los que 249.400 euros se destinan a la Diputación Provincial, institución que aportará igualmente 246.860 euros, y 201.000 irán destinados a los ayuntamientos de Alcalá la Real, Andújar, Jaén, Linares, Martos, y Úbeda.

Las ayudas económicas familiares están diseñadas como una prestación complementaria de los Servicios Sociales Comunitarios y se definen como prestaciones temporales, dinerarias o en especie, de carácter preventivo, que se conceden a las familias para la atención de necesidades básicas de los menores a su cargo, especialmente de crianza y alimentación, cuando carecen de recursos económicos suficientes para ello.

 Teresa Vega ha afirmado que el objetivo de estas ayudas es “prevenir, reducir o eliminar los factores que generen situaciones de dificultad social o riesgo para menores, con el fin de favorecer su permanencia e integración en el entorno familiar y social, evitando situaciones de desprotección que pudieran producirse de continuar las mismas circunstancias”.

La población que puede ser beneficiaria la constituyen las familias con menores a su cargo que carecen de recursos económicos suficientes para atender las necesidades básicas de los y las menores a su cargo, especialmente de crianza y alimentación, higiene, vestido y calzado. Excepcionalmente, en casos debidamente motivados por las circunstancias de la unidad familiar, podrán incluirse alquiler, suministros básicos de electricidad, gas y agua, así como adquisición de mobiliario y enseres básicos, que directamente incidan en el bienestar del menor.

Más de 354 familias  y 760 menores

La Junta tiene prevista la intervención en un total de 354 familias de la provincia y 760 menores. En este sentido, Vega ha destacado la labor realizada por los profesionales que desarrollan su labor en los servicios sociales comunitarios de los municipios, puerta de acceso a estas ayudas para las familias y los menores en desventaja social o situación de riesgo. Estos centros ofrecen información sobre los diversos programas de atención existentes y se tramitan prestaciones con la finalidad de mejorar las condiciones de vida de la población, entre ellas todas las relacionadas con la atención a las personas en situación de dependencia.

Así, ha incidido en que “el instrumento para la gestión y seguimiento de estas ayudas son los Servicios Sociales Comunitarios, que constituyen la estructura básica del Sistema Público de Servicios Sociales, y están dirigidos con carácter integral y polivalente a todos los ciudadanos y ciudadanas, como primer nivel de actuación para el logro de unas mejores condiciones de vida de la población. Por su configuración y naturaleza, cuentan con la red técnica y profesional con mayor implantación y con cobertura de todo el territorio de la provincia”.