Portada Categorías La revista IGUAL NO DA

IGUAL NO DA

Violencia de género, machista

El día 7 de Noviembre asistimos a un hecho histórico en nuestro país. Cientos de miles de personas de toda España se manifestaban en Madrid, convocadas por el movimiento feminista, para provocar una llamada de atención a la sociedad entera en contra de la violencia de género.

            La violencia machista es un problema de estado. No podemos dejar, ni un minuto más, de considerarlo como lo que es, un modelo de terrorismo al que hay que hacer frente como se hace frente a los grandes problemas de estado. El principal error que estamos cometiendo es no  considerar los factores y contextos de donde surgen estos “hombres”. En nuestro modelo de sociedad, cimentado en el patriarcado, tenemos que hacer florecer del subconsciente colectivo los obstáculos y resistencias que nos impiden alcanzar la igualdad. Como denominan autores y autoras como Miller, Bourdieu, Glick, Castañeda, Bonino, las pequeñas tiranías, el terrorismo íntimo, la violencia “blanda”, “suave” o “de baja intensidad”, las tretas de dominación, el machismo invisible, el sexismo benévolo, o los micromachismos.

            Son estos micromachismos que vamos interiorizando desde nuestra más tierna infancia, tanto hombres como mujeres, los que hacen que se vayan instalando en nuestro subconsciente, y nos resulte tan difícil detectarlos y erradicarlos. Un micromachismo es, apelando a la función cuidadora de la mujer, el que fija en nuestro subconsciente que las tareas domésticas las hacen mejor las mujeres y de esto se siguen valiendo los hombres para no responsabilizarse de su parte en estas tareas con el clásico “Tu lo haces mejor” o el “Si es que no sé hacerlo”.

            Un micromachismo es utilizar los silencios y el aislamiento para ejercer el dominio, y fijar los tiempos de resolución de conflictos. El malhumor manipulativo que provoca en la mujer ese sentimiento de culpa e indefensión, que la lleva a buscar complacer a su compañero consiguiendo éste sus objetivos. El victimismo y los olvidos selectivos que inocentemente vuelve a llevar al hombre a alzarse con la victoria. Es machismo invisible el control del dinero, sin hacer partícipe a la mujer de los recursos de la pareja, y la toma de decisiones sobre él sin contar con la opinión de la otra parte. La dependencia que crea el tener que pasar la vida pidiendo el dinero a tu pareja.

            Son estas tretas de dominación las que terminan convirtiendo a las parejas en adversarios y al hogar en campo de batalla. Sin ser conscientes, la mujer se va sintiendo cada vez más agotada emocionalmente e infeliz, y el hombre ni siquiera es capaz de entender lo que está pasando. Es aquí donde radica el verdadero problema, y es ahí donde hay que empezar a buscar soluciones. Luis Bonino nos invita a realizar un trabajo de concienciación, en la sociedad en general, aprendiendo a detectar y neutralizar estas pequeñas tiranías que actúan como caldo de cultivo de la violencia de género. Los hombres abandonando su rol de superioridad y la mujer no aceptando la subordinación.

            Como sociedad tenemos la obligación y la necesidad de hacerlo.

Por una igualdad real. Ni una menos porque igual no da.

comparte!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Buffer this page

2 Comentarios

  1. En verdad te crees la pelicula que estas contando? Pero crees que inventandote enemigos invisibles te hace mas veraz? Que la mujer no participa en el dinero de la pareja? Como se nota que no eres hombre y no estas casado, porque verias lo que es no tener encima ni para el cafe. Como guion de Hollywood te ha quedado fenomenal, “el fantasma del machismo” o “El hombre machista invisible”, que si que tu sueltas tu rollo para que te den tus conferencias, te sacas tu dinerito a costa de nuestros impuestos, pero eso si , de la madre que no tiene ni para darle de comer a sus hijos ni os acordais, son vulgar plebe para los de la secta.
    Como ficcion literaria te doy un 10.

    0

    0
  2. Gatoconbotas…Yo no solo no tenía ni para un café sino que el día que dije en vol alta suspirando “como me gustaria poder tomarme un café algú día” desperté su furia, así como el día que me compré un pantalón. Me recordaba constantemente la traición de haberme comprado una cámara de fotos a sus espaldas (50€) y un ebook de segunda mano a una compañera de trabajo. Yo ni tenía dinero ni tenia derecho a pedirlo. Obvio habia una cuenta común, pero mi obligación era no gastar e ingresar todo mi sueldo y ganancias que tuviera.
    No es una pelicula de Hollywood. Es la vida de una pareja normal española. Como té quedas?
    Como por fin madre separada, a veces paso hambre para que no le falte de nada a mi hijo pero mi ex considera que se merece todos los derechos como padre y ninguna obligación económica, porque si él gana 3 veces más que yo y a veces yo me quedo en paro, no es su culpa ni su problema. Es más, quiere que yo le pase dinero a él….Y asi un largo etc esta señora no se inventa nada.

    0

    0
Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso