La delegada del Gobierno, Ana Cobo, acompañada del delegada territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Juan Eugenio Ortega, ha informado hoy sobre el resultado de la campaña de extinción de incendios forestales en la provincia de Jaén que ha desarrollado el Plan Infoca desde el 1 de junio al 15 de octubre, época de peligro alto. En total, se han registrado 142 intervenciones (hasta el 31 de octubre), de las que 114 (80,3%) se corresponden con conatos -menos de una hectárea de superficie afectada-  y 28 (19,7%) con incendios.

En lo concerniente a la superficie forestal afectada, la cifra alcanza las 9.371,1 hectáreas, de las que 3.203,3 han sido terreno arbolado y 6.168,3, matorral. Sólo en el incendio de Quesada, que afectó también a los términos de Huesa y Cabra del Santo Cristo, ardieron 9.061 hectáreas entre superficie arbolada (más de 3.000) y matorral (casi 6.000), si bien el total del terreno afectado fue de algo más de 10.000 hectáreas.

Durante su intervención, Ana Cobo, que ha incidido en las adversas condiciones meteorológicas en que se ha desarrollado la campaña 2015, ha reconocido la profesionalidad y entrega del conjunto de profesionales que participan en el dispositivo. “Son los que consiguen, año tras año, que el Infoca cuente con un prestigio social creciente y que sea referencia en el ámbito de los incendios forestales dentro y fuera de España”, ha subrayado. La delegada ha ejemplificado este reconocimiento en el trabajo realizado en el incendio de Quesada, uno de los dos grandes originados en Andalucía hasta la fecha, “que motivó la máxima dedicación por parte del Plan Infoca y la movilización de numerosos efectivos para detener las llamas”. En este sentido, ha detallado que en la jornada de máxima actividad se llegaron a movilizar unos 340 efectivos, mientras que se activaron 34 medios aéreos durante las 22 jornadas que duraron las tareas de extinción.

Cobo ha recordado que pese a las dificultades para acometer las operaciones de extinción, tanto por la ola de calor en la zona, como por la aparición de focos secundarios, el comportamiento de las copas de los árboles o los problemas derivados de un relieve abrupto con barrancos profundos sin posibilidad de acceso, los profesionales del operativo consiguieron que las consecuencias del incendio no fueran a mayores. “El análisis de potencialidad, realizado por los técnicos, revela la efectividad del plan de ataque, planificación y ejecución de las operaciones de extinción, ya que los estudios indican que la superficie que pudo resultar quemada era prácticamente el doble”, ha señalado.

Un aspecto en el que ha hecho especial hincapié ha sido la ausencia de desgracias personales, pese al volumen de operativo movido. “Esto demuestra la correcta ejecución de los planes para atajar este incendio con la prioridad de salvaguardar la seguridad de todas las personas implicadas en esta tarea”, ha afirmado la delegada.

Asimismo, Cobo se ha referido a la labor del Servicio de Emergencias 112, desde el que se coordinó la actuación de todos los operativos que intervinieron en la gestión de esta emergencia. Junto al Infoca y al propio 112, la delegada ha recordado que hubo una participación destacada de Protección Civil, el Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA), la Unidad Militar de Emergencias, Cruz Roja, Guardia Civil, la Unidad del Cuerpo Nacional Adscrita a la Junta de Andalucía en Jaén o la Policía Local.

 

Balance

Dentro del balance que ha realizado, Ana Cobo ha remarcado que, a pesar de las adversas condiciones meteorológicas en las que ha transcurrido la campaña, la cifra de siniestros registrada (142) ha sido ligeramente superior a la media de la última década, establecida en casi 137. Además, el Infoca ha efectuado 11 intervenciones en incendios situados en terrenos no forestales, concretamente 7 en suelos agrícolas y 4 en urbano.

En lo referente a las causas que han provocado los siniestros forestales en Jaén, según ha informado el delegado de Medio Ambiente, destacan los incendios intencionados, con un 44,4%; las negligencias (26,8%); los naturales (11,3%) y los fuegos accidentales, que abarcan el 4,9% del total de las investigaciones realizadas. A su vez, un 12,7% de los incendios está aún pendiente de investigación o sus causas son desconocidas.

Para finalizar, Cobo ha recordado que el presupuesto del Infoca para este año alcanza los 24,34 millones de euros, de los que 12,57 se destinan a prevención y el resto, 11,7, para extinción. “Junto a la importante labor de extinción, las tareas de prevención resultan fundamentales para tener en el mejor estado posible los caminos y los cortafuegos, así como los terrenos forestales para evitar la propagación de incendios”, ha apostillado la delegada, que también se ha detenido en las iniciativas de concienciación y sensibilización entre la ciudadanía para proteger el patrimonio forestal.

Por su parte, el delegado de Medio Ambiente ha valorado el trabajo “durante todo el año” que desarrolla el Plan Infoca para conservar las 600.000 hectáreas forestales que tiene la provincia jiennense. “Hablamos del mayor programa de conservación de Andalucía”, ha señalado.

En este sentido, el delegado se ha referido a las actuaciones que, con carácter preventivo, lleva a cabo el Infoca, como los tratamientos de selvicultura en los montes públicos para la adecuación de cortafuegos y el mantenimiento de caminos forestales. A ello se unen los trabajos de la Red de Áreas Pasto Cortafuegos de Andalucía (Rapca), un proyecto de pastoreo que permite el mantenimiento de las mismas sin combustible vegetal mediante una actividad tradicional en el monte.

Igualmente, Juan Eugenio Ortega se ha detenido en las labores de restauración que se están acometiendo en la zona afectada por el incendio de Quesada, que están acometiendo el propio personal del Infoca y que cuentan con una inversión del Gobierno andaluz de 2,12 millones de euros. Estos primeros trabajos, que tienen un montante de un millón de euros y que continuarán el año próximo con otro millón, se encaminan, principalmente, a la corta del arbolado quemado y a asegurar la sujeción del suelo para evitar la erosión y favorecer la recuperación de la vegetación natural. Para ello, se están construyendo fajinas y albarradas con los árboles que son cortados. Estas primeras intervenciones se centran en 14 rodales en los montes “Bernales” (en el término de Huesa) y “Dehesa Guadiana” (en Quesada). Junto a estas labores, también se están mejorando apriscos ganaderos con el fin de reubicar parte de la cabaña ganadera que pastaba en la zona afectada por las llamas.

 

Dispositivo de extinción

La campaña de extinción en Jaén ha contado con un total de 828 profesionales. La provincia dispone de un Centro Operativo Provincial (COP), además de 4 Centros de Defensa Forestal (CEDEFO) en Santa Elena, Huelma, Vadillo y Navalcaballo, cada uno de ellos dotado de una pista para helicópteros. Junto a estas instalaciones, existen 37 puntos de vigilancia y 1 pista habilitada para avionetas en Beas de Segura y una auxiliar en el monte público de Lugar Nuevo, para aviones de carga en tierra. En cuanto a los vehículos pesados, Jaén tiene una flota 17 autobombas de extinción y 3 nodrizas. El dispositivo en la provincia se completa con 3 helicópteros de transporte y extinción (uno por cada CEDEFO) y 1 pesado en Huelma, así como un avión de carga en tierra posicionado en la pista de Cornicabral.