El Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) ha resuelto la concesión de apoyo financiero por un importe superior a los 6 millones de euros para actuaciones de reindustrialización y de fomento de la competitividad industrial en Jaén. Las beneficiarias son ocho industrias radicadas en seis municipios la provincia, dedicadas a actividades muy diversas, desde las agroalimentarias hasta el procesamiento de materiales plásticos.

El subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, ha manifestado estar moderadamente satisfecho por el resultado del programa ya que, si bien el sector industrial jiennense va a percibir una cantidad importante para sus proyectos de modernización o ampliación de sus instalaciones, sin embargo no se ha agotado el presupuesto puesto por el MINETUR a disposición de los emprendedores jiennenses en esta convocatoria, que superaba los 9,5 millones de euros solo para el capítulo de la reindustrialización.

En la convocatoria de 2015 las empresas interesadas han podido concurrir a cualquiera de las dos líneas de ayudas previstas. Por un lado, el programa de reindustrialización, con el que se incentiva la ampliación de instalaciones con nuevas líneas de producción y las recolocaciones que las empresas decidan acometer para ganar competitividad, además de nuevas implantaciones industriales. A través de este plan se han aprobado préstamos a seis empresas de Jaén, que percibirán un total de 5,2 millones de euros en créditos.

Se trata de las industrias Fluysur, de obtención de extractos naturales, y Elayotecnica, de derivados  del hueso de aceituna, ambas de Castillo de Locubín; Fundiciones Mecacontrol, de Linares; Cástulo Technology, especializada en la fabricación de vagones de tren, también de Linares; Olivar de la Monja, de Porcuna, dedicada a la elaboración, envasado y comercialización de aceite de oliva, y Hoffman Innovation Ibérica, de Martos, dedicada al moldeo de piezas por inyección de plástico.

El programa de reindustrialización está ideado para compensar los desequilibrios económicos entre regiones, teniendo un marco específico, en el que se incluye la provincia de Jaén, para aquellas zonas en las que concurren determinadas circunstancias que las sitúen en desventaja frente al resto del territorio español. Las características de la financiación establecen que el tipo de interés del préstamo concedido oscila en un porcentaje entre el 1,65, el 2,54 y el 4,34%, según la clasificación que haya obtenido la empresa beneficiaria, fijándose en 18 meses el plazo de realización de las actuaciones que hayan sido financiadas.

Por lo que se refiere al plan de competitividad industrial, se trata de un programa destinado a apoyar la ejecución de cualquier tipo de mejora o modificación de líneas de producción ya existentes en la empresa. Con el mismo se pretende potenciar la evolución de las industrias hacia nuevos modelos de producción más avanzados, eficientes y respetuosos con el medio ambiente y también hacia la fabricación de productos y la prestación de servicios de mayor valor añadido. Las condiciones económicas y técnicas son similares a las dispuestas para los proyectos de reindustrialización.

A este programa se han acogido las empresas Plapozo, de Porcuna, de fabricación de cepillos y artículos de limpieza, y Pigmea, de Alcalá la Real, dedicada a la elaboración de envases de plástico.

Juan Lillo, tras felicitar a las empresas beneficiarias, ha hecho un llamamiento al sector empresarial de la provincia para que muestre mayor apoyo en las próximas convocatorias de las ayudas y pueda cumplir los objetivos del programa: impulsar la generación de tejido industrial, especialmente en zonas desfavorecidas, y contribuir al desarrollo de las regiones mediante el apoyo a la inversión y a la creación de empleo. “Es una pena que habiendo dinero disponible para los emprendedores, se queden unas cantidades tan importantes sin adjudicar”, se ha lamentado el subdelegado, quien ha recordado la reciente promesa del ministro de Industria, Turismo y Comercio al empresariado de Jaén de que “cualquier proyecto industrial que sea desarrollable y tenga solvencia económica, tendrá el apoyo del Gobierno”.