Portada Categorías General Linares vive su primera y única corrida de Feria

Linares vive su primera y única corrida de Feria

Primera y única tarde de toros con picadores en Linares. Todos teníamos la ilusión de que una valiese por tres, ya que el cartel así prometía, pero nada más lejos de la realidad. Pronto se nubló en el Coso de Santa Margarita tanto el cielo como las faenas de los maestros  Enrique Ponce, Morante de La Puebla y Alejandro Talavante. En principio cartel de lujo para nuestra ciudad con ganado de ZALDUENDO.

El primero en entrar en faena el “Maestro de Chiva”. A Enrique Ponce en su primero le tocó en suerte un astado noble, con envestida, fácil de dominar por ambos pitones. Tras la pulla, el astado cansino tirando a manso, solo podía ir detrás del trapo del maestro. Allí donde éste fuese el toro iba detrás. Con la espada mata a la primera y cae la única de su lote.

En su segundo, más de lo mismo, toros sin peso con demasiada nobleza que le permiten entregarse en la faena sin apenas resistencia ni peligro para el maestro. La plaza ovaciona en varias ocasiones a Ponce, que se deja llevar por el entusiasmo de la afición dejando una faena de mérito que ensombrece con la espada. Tras varias pinchazos consigue dar muerte al toro, una pena, buena faena sin recompensa. Ovación y vuelta al ruedo.

El segundo en suerte le correspondióe al maestro Morante. Sin duda el que mas expectación ha levantado pero el que peor parado ha salido del coso de Santa Margarita. En su primero tuvo un toro muy manso y noble, con poco peso y que seguía el trapo sin oposición, mejor el pitón izquierdo. Varias ovaciones por parte del respetable. A la hora de matar, y con media estocada, poco puede hacer sino terminar con el descabello, a la primera termina. Ovación y poco más.

En su segundo le tocó el astado mas difícil, que no supo dominar. Toro trotón, distraído que cabreó a la afición. Morante no pudo ni quiso pelea y tras una serie de muletazos con mucha clase se dispuso a matar al toro. De nuevo la media estocada y descabello. Ovación también, pero sin recompensa. El de Puebla del Rio no tuvo suerte en Linares y se marchó de vacío.

Cerró el cartel el maestro Talavante. El de Badajoz fue junto a Ponce de lo mejor. Su primero fue una gran faena. Serio con el capote nos dejó unas chicuelinas de lujo. Con la muleta al igual que los anteriores el astado estuvo manso y noble, hecho que le permitió una faena tranquila y sin sobresaltos, torero como siempre y arrimándose en su faena. Varias ovaciones y una estocada a la primera le permiten recoger una Oreja.

En su segundo el astado soso, cansino y sin envestida no le facilita la faena. El respetable ya cansado ni aplaude ni pita, solo la muleta se salva en esta faena deslucida. Todos casi pidiendo la muerte y el maestro así lo entiende, mata a la primera de gran estocada. Petición de oreja para poder salir por la puerta grande pero el Presidente no la concede. Ovación y vuelta.

Poco podemos resaltar de esta tarde, si no la gran esperanza puesta en los tres Maestros que poco más pudieron hacer en una corrida presentada por astados mansos, nobles, cortos de peso que no pusieron en riesgo en ningún momento a los espadas. Creo que es justo pedir para el próximo año alguna que otra corrida más, si no mal vamos.

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso