Los Equipos Técnicos de Familia de Jaén, dependientes de la Consejería de Justicia e Interior, han realizado un total de 200 entrevistas a 130 personas en lo que va de año dentro de su labor para la emisión de informes solicitados desde la Jurisdicción de Familia en procedimientos de divorcio y separación de progenitores, para facilitarles su decisión en torno a las medidas que afecten a menores. La delegada del Gobierno, Ana Cobo, ha valorado el trabajo de este servicio, integrado por psicólogas y trabajadores sociales, para asesorar a los jueces desde el principio del superior interés del menor.

Durante el año pasado, se llevaron a cabo 369 entrevistas a 260 personas. “El equipo psicosocial emite informes periciales cuando se lo solicitan los órganos judiciales, acerca de cuestiones psicológicas, sociales, familiares o educativas que ayuden al juez a determinar el régimen de vida, visitas, custodia o comunicación de los hijos de la pareja en proceso de divorcio contencioso (es decir, cuando no hay acuerdo entre las partes). Estos informes posteriormente los aclaran y ratifican en el acto del juicio oral”, ha detallado la delegada.

Los Equipos Técnicos de Familia, que llevan a cabo sus funciones en la provincia jiennense desde finales de 1999, ejercen sus competencias exclusivamente para asesoramiento pericial de los órganos jurisdiccionales de familia (el nº 6 de Jaén) y los asuntos civiles de los juzgados de 1ª Instancia e Instrucción de la provincia. “Hasta agosto ha desempeñado su labor sobre 65 expedientes derivados desde los juzgados, afectando a 75 menores, mientras que han emitido un total de 50 informes completos”, ha detallado Cobo.

La metodología de trabajo de estos órganos para la elaboración de sus informes periciales incluye desde entrevistas psicosociales a las partes en conflicto y familia extensa, hasta entrevistas y la exploración de los menores, para ello, dependiendo de su edad se desarrollan diferentes métodos; técnicas psicodiagnósticas, un test que se aplica dependiendo de lo que se requiera o necesita saber de la estructura de la personalidad de las personas implicadas; visitas a los domicilios, un elemento fundamental para completar algunos informes con más y mejores elementos de juicio (hasta la fecha se han realizado 22), y la elaboración de un historiograma, un instrumento que sirve para llevar a cabo una síntesis de la historia familiar o de la situación personal en orden cronológico, gracias a la ficha social que se realiza, toda la información obtenida en el estudio del expediente y la que se obtiene a través de las entrevistas mantenidas, las visitas domiciliarias, las visitas a centros escolares, a otras instituciones, así como los contactos telefónicos mantenidos.

El resultado del estudio de esta detallada metodología es el informe pericial psicosocial, un documento fundamental donde se recoge una síntesis explicativa de la situación de la familia, se valoran, analizan y evalúan todos los datos obtenidos y se formula una conclusión que trata de ser la  más adecuada y beneficiosa, así como una orientación profesional encaminada a facilitar la adopción de medidas por parte del juez.