Agentes de la Policía Nacional detuvieron en Jaén a un joven por instalar una aplicación en el móvil de su pareja. La víctima sospechaba que su pareja tenía algo que la pudiera controlar o espiar. La mujer estaba sometida a un riguroso control, así como un desgaste grave psicológico por parte del detenido.

 

Le regaló un terminal móvil al que le había incorporado el programa espía

Tras nueve meses de relación, la víctima se personó en estas dependencias, debido a que tenía sospechas de que su pareja le estaba controlando, ya que no era normal que él supiera el lugar y determinadas situaciones que le sucedían. El detenido presuntamente, debido a su carácter celoso y manipulador, controlaba en todo momento los movimientos de su pareja mediante un terminal móvil que le había regalado al inicio de su relación, habiéndole  incorporado un programa espía. La víctima le había recriminado que su intimidad estaba siendo vulnerada, decidiendo romper la relación ya que resultaba insoportable la convivencia, ya que psicológicamente no podía más, intentando en diversas ocasiones dar por finalizada la relación, así como abandonar el domicilio donde convivían. Algo que no llegó a realizarse ante la insistencia de su pareja, decidiendo darle diversas oportunidades por su dependencia emocional. Ante cada oportunidad que le daba, pasado el tiempo volvía el control sobre la misma, llegando incluso a ridiculizarla ante sus amistades, así como chantajearla emocionalmente.

 

El mencionado programa espía permitía al arrestado acceder a las conversaciones de whatsapp, todas las redes sociales a las que la víctima estaba inscrita, así como acceso a cuentas bancarias e incluso activar el micrófono o la cámara de forma remota para escuchar y ver lo que ocurría  alrededor del teléfono.

 

El detenido pasó a disposición judicial, continuando las investigaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos.