Pero el otro medio no. Y no voy a entrar en la crítica fácil y en el juego condenatorio hacia quienes han optado desde su libertad, no votar o votar en blanco. Pero dicho esto, decir también que estas abstenciones, en parte, las han provocado nuestros políticos con su gestión.

Sí quiero recordar a nuestros recién electos ediles, el porcentaje y número de votos sobre la mitad de los votantes del Censo Electoral, que les han dado el sillón representativo. La democracia parece ser que ha tenido un rejuvenecimiento desde la óptica de la pluralidad de partidos que han emergido junto a los ya existentes. En primer lugar, quiero decir que sois Servidores Públicos y como tales, tenéis que pisar descalzos la calles de Linares para sentir el frío del suelo, sembrado de desencanto, de desesperación, de desesperanza, de paro, de hambre, de emigrados, de pobres energéticos que les cortan la energía, mientras Endesa proclama a los cuatro vientos la magnífica iluminación del Santuario. Esto sí que es un gravísimo pecado social que atenta contra la dignidad de quienes tuvieron y ahora no tienen. Y lo digo desde mi conciencia. Ojo, que no hablo de la Cofradía, sino de Endesa.

A vosotros, queridos/as concejales/as, todos/as vosotros/as, quiero deciros que tenéis a la vista una Ciudad fantasma, en un coma inducido, que se mantiene con vida todavía, gracias a las pensiones de nuestros mayores, que dan de comer a sus hijos y nietos. Estoy harto de análisis políticos pre y pos electorales. A la ciudadanía con la cabeza sobre los hombros, sólo le interesa el resurgir de su Ciudad, y si tenéis que dejaros los redaños negociando, cediendo posturas, a base de diálogo y respeto, tenéis la obligación de hacerlo, pues sois empleados nuestros, con sueldos que salen de nuestros impuestos. La gente quiere ir viendo resultados. La ciudadanía está harta de ver cómo con ilusión, se abren negocios y a los pocos meses, tienen que cerrarlos por una ruina total.

El comercio no va bien, muchos sienten la agonía y los estertores de la muerte, porque no hay una industria que genere la suficiente riqueza para consumir. Ha de hacerse un equipo de gestión, hacer las maletas y patear España entera (a pesar de estar España entera como está) para traer empresas, facilitando al máximo su implantación, cediendo terrenos, infraestructuras y sobre todo, poner los cotiledones y dar un puñetazo en la mesa a la Junta de Andalucía, para que el Parque Empresarial de Santana que se cae literalmente por su falta de uso, pase a manos del Ayuntamiento y desde él, se favorezca la implantación de empresas serias y solventes.

Es incomprensible que Linares, siendo  cantera de votos socialistas para la Junta de Andalucía, haya ido de mal en peor, hasta llegar a este estado de coma. Los políticos, tienen que servir a su pueblo y no exclusivamente al aparato del partido y sigo refiriéndome a todos. Hay que hacer funcionar a algunos,  “funcionarios” municipales de Urbanismo; otros funcionan bastante bien y hacerles saber, a estos que no funcionan en Urbanismo, que ellos son también Servidores Públicos, facilitando y agilizando la creación de quien se arriesga a montar una nueva empresa, por pequeña que sea, de la naturaleza que sea, porque las pequeñas empresas que crean puestos de trabajo, deberían estar mimadas. No se hizo el hombre para la Ley, sino la Ley para el hombre. Linares necesita una Policía Local más cercana a la ciudadanía, a semejanza de cómo lo viene haciendo la Policía Nacional, desde hace ya bastantes años y me consta y doy fe, que hay excelentes Policías Locales. El/la concejal/a es el que manda en cada Departamento o Servicio y debe hacerlos funcionar. No por aprobar unas oposiciones el funcionario es intocable y lo dice uno que ha sido funcionario docente.  Así, que hay que arremangarse, y gobernar por y para la ciudadanía y dejarse de servilismos partidistas y arribismos. Y si no es así, seguiremos mal.

También decir, que ha habido algunos concejales/as  que han ganado su sueldo, más que dignamente. Al César lo que es del César.

Sinceramente a todos les deseo lo mejor en el arte de servir a quienes los hemos puesto ahí, para que trabajen por nosotros. Que nunca se os olvide, que aunque toquéis poder, os debéis plenamente a la ciudadanía. Debéis ser más cercanos, cercanos de verdad, porque repito, sois Servidores Públicos.

Y este pueblo, tiene que salir de su letargo, de su indolencia, de su pasotismo, para no caer en la crítica, a veces gratuita y destructiva, en cualquier barra de bar.