La Diputación Provincial de Jaén ha abierto un año más su línea de subvenciones destinada a que los ayuntamientos jiennenses con menos de 20.000 habitantes puedan reformar las dependencias donde prestan los servicios sociales comunitarios y mejorar su equipamiento. Para 2015, estas ayudas ascenderán a 100.000 euros cuando se trate de hacer reformas y de 70.000 euros en el caso de que el objetivo sea mejorar el equipamiento con que cuentan estos centros. El plazo para solicitar estas subvenciones permanecerá abierto hasta el próximo 9 de mayo.

            Para la diputada de Igualdad y Bienestar Social, Adoración Quesada, estas ayudas “permiten mejorar las dependencias donde desarrollan su labor los trabajadores sociales”, un lugar que “es muy visitado en todos los municipios, y qué menos que dignificarlos para que se pueda prestar una mejor atención a todos los jiennenses”, ha subrayado la diputada. “Creo que desde la Diputación estamos haciendo una apuesta fuerte por este tipo de actuaciones, ya que en 2015 hemos incrementado la partida para reformas y equipamientos hasta los 170.000 euros, mientras que el año pasado fueron 150.000 euros”, ha recordado Quesada, quien apunta que en 2014 diez ayuntamientos pudieron acometer reformas en este tipo de dependencias y otros 59 se decidieron por mejorar sus equipamientos.

            Entre los consistorios que han podido realizar reformas se encuentran los de Bailén, donde se han instalado nuevas puertas y se han hecho obras para evitar filtraciones de agua; Canena, en el que se ha adecuado un vestíbulo previo a la sala de espera para aislarla térmicamente; La Carolina, donde se han revestido los cerramientos exteriores del Centro de Servicios Sociales Comunitarios con el fin de aislarlo térmicamente también; Escañuela, municipio en el que se ha aislado el despacho de la trabajadora social y se han pintado las instalaciones; Fuerte del Rey, donde se ha realizado un aislamiento acústico de las dependencias del trabajador social; Los Villares, localidad en la que se ha cerrado el despacho de la trabajadora social; Mengíbar, donde se ha cambiado la puerta de acceso al Centro de Servicios Sociales Comunitarios y se han colocado rejas y canalones; Quesada, en el que se ha optado por cambiar el suelo, instalar un falso techo y climatizar las nuevas dependencias de los servicios sociales; Rus, donde también se ha llevado a cabo un aislamiento térmico de la sala de espera del despacho de la trabajadora social; y Santiago-Pontones, municipio en el que se ha instalado falso techo para aislar térmicamente las dependencias de los servicios sociales comunitarios en Coto Ríos.