La formación política VOX concurrirá, por vez primera, a unas elecciones municipales en la ciudad de Linares el próximo 24 de mayo. Una cita con las urnas para la que el partido, que cuenta con el empresario jiennense Francisco Javier Garzón Masna como cabeza de lista, ofrece un programa basado en cuatro pilares fundamentales, como son la creación de riqueza, la reducción de impuestos, el mantenimiento de un municipio seguro, limpio y saludable y la educación. Así, VOX se presenta a estos comicios locales con una candidatura compuesta por 15 hombres y 10 mujeres sin pasado ni dedicación política, según indicaron en la presentación celebrada, ayer, en el Hotel Santiago.

Desde el partido califican la situación actual de Linares como “desesperante” y “un pozo sin salida”, en contraposición a años atrás, cuando la ciudad era “referente industrial y en consumo”. Por esa razón, el equipo de VOX se presenta con un firme objetivo: “trabajar y arrimar el hombro, con vocación de servicio, para sacar a Linares del pozo en que se encuentra por culpa de la crisis”, así como “construir y reforzar la ciudad”.

Así, entre sus diversos puntos, la formación propuso delimitar el número de tenientes de alcalde a uno, no permitir “enchufados” en los puestos de la Administración y promover la participación de los ciudadanos en los asuntos municipales. De igual forma, VOX manifestó que “lo principal” para Linares es “crear riqueza”, porque se trata de una ciudad “venida a menos y que está languideciendo”. El candidato a la Alcaldía, Francisco Javier Garzón, indicó que esto debe llevarse a cabo través de “un Ayuntamiento que sea el principal dinamizador de iniciativas que sirvan para la creación de empleo y desarrollo”, así como con otras medidas, entre las que destacan que el Consistorio ceda espacios y recursos ociosos para fomentar el desarrollo de iniciativas emprendedores y el contacto con vecinos, autónomos y empresarios locales; que se establezca un trámite único y un plazo reducido para la creación de empresas locales y la puesta al servicio del ciudadano de edificios públicos.

El capítulo de la reducción de impuestos es uno de los más destacados para VOX, donde sobresale la reducción del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para inmuebles urbanos (al 0,45%) y rústicos (al 0,3%); bonificar hasta un 90% el pago de impuestos a familias numerosas, con personas dependientes y para mayores; una reducción progresiva del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, así como una disminución de las tasas por ocupación de dominio público relativas al acceso de locales, garajes o viviendas. “Bajar los impuestos a los ciudadanos da pie a que consuman y se cree más riqueza; el dinero tiene que estar en los bolsillos de las personas, no en el de la Administración”, indicó Garzón.

Asimismo, el dirigente local de VOX manifestó la necesidad de hacer de Linares “un edificio seguro, limpio y saludable”, a través de la ampliación del número de parques y zonas deportivas, la recuperación del patrimonio artístico y cultural con Cástulo como máximo exponente y generador de riqueza a través del turismo, el fomento de la actividad física y un urbanismo “de calidad”. La educación es para VOX otra cuestión de especial relevancia, de ahí que Garzón proponga la conversión del consejo escolar municipal en un elemento “con más fuerza, que sea algo más que reunirse una vez al año para fijar las fiestas y los días no lectivos”.