Portada Categorías General La Vera Cruz impregna de silencio las calles de la ciudad

La Vera Cruz impregna de silencio las calles de la ciudad

La noche del Martes Santo linarense se caracteriza, como cada año, por el silencio, la sobriedad y la solemnidad que desprende, con su estación de penitencia, la Primitiva Hermandad de la Santa Vera+Cruz y Cofradía de Penitencia y Silencio de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Madre de Dios María Santísima de la Salud en su Soledad. Numerosos linarenses y visitantes acompañaron a este cortejo procesional por las calles de la ciudad, que se llenaron de grandes dosis de belleza gracias al colectivo más antiguo de Linares.

Con una gran puntualidad, las puertas de la Parroquia de San Agustín se abrieron, de par en par, a las 21:30 horas, para que comenzaran a desfilar las filas de penitentes ataviados con túnicas negras de la Vera Cruz. Encabezaba el cortejo el emblemático muñidor, uno de los principales símbolos de esta histórica hermandad, haciendo sonar sus toques de campana para avisar de la pronta llegada de sus Sagrados Titulares. En mitad del tramo, nuevamente, un quinteto de viento-metal, integrado por componentes de la Agrupación Musical “Maestro Alfredo Martos”, cuya música de capilla también sirvió para anunciar que Jesús de la Humildad y María Santísima de la Salud caminaban apenas unos metros por detrás.

La hermandad de la Vera Cruz dejó grandes imágenes durante su recorrido penitencial, lleno de recogimiento, devoción y fe. De todos sus puntos, destacó la tradicional visita al convento de las Hermanas de Santa Ángela de la Cruz, donde numerosos linarenses esperaban, allí, uno de los momentos más emotivos de la estación de penitencia: cuando las religiosas rezan, con sus cánticos, a Cristo y a su Madre de la Salud. Además, también resaltó el paso del desfile por las diferentes calles del Casco Antiguo -una de las zonas más recomendables para contemplar esta procesión-, así como los dos actos de penitencia que se celebraron, en la Iglesia de Santa María la Mayor y la Parroquia de San Francisco de Asís, por tratarse de los dos templos linarenses que han estado vinculados, históricamente, con la cofradía, desde su fundación en el siglo XVI.

Para esta edición de la Semana Santa de Linares, la cofradía de la Santa Vera Cruz sacó dos estrenos: unos faroles entrevaral para el Paso de Palio y unas varas nuevas de mando. Y en lo que corresponde a otras novedades fuera de la procesión en sí, resalta la adquisición de una Casa de Hermandad, que se encuentra ubicada en la calle Áurea Galindo, para poder albergar en ella enseres y ser punto de encuentros de sus integrantes.

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso