En el día de ayer, la formación magenta realizó en la explanada de la Estación de Madrid, un acto de Presentación de Candidatos para el Parlamento Andaluz, al que, de acuerdo con la Ley Electoral de nuestra comunidad, a la provincia de Jaén, le corresponden once escaños.

Desde UPyD, según nos cuenta su número uno para estos comicios, Miguel Angel Garrido, confían en “simbolizar el sentido común de los jiennenses y esperan integrar en el parlamento regional un número significativo de representantes, que apoye la labor de su portavoz y candidato a la presidencia de La Junta, Martín de la Herrán”.

En este acto, tanto Miguel Angel Garrido Jurado, como su número dos, la linarense Beatriz Ramírez Montesinos han expuesto la líneas básicas del programa de la formación magenta y han intentado convencer a los oyentes de la idoneidad de sus propuestas, como camino para revertir proactivamente la sangrante situación en que se halla inmersa nuestra Comunidad Autónoma.

Junto a ellos, numerosos afiliados y simpatizantes llegados de toda la provincia, han repartido entre los viandantes, “sobres blancos” en cuyo contenido rezaba la siguiente frase: “La gente como tú, no recibe sobres con dinero negro”. Sí han recibido, en cambio y con agrado, propuestas realistas, alejadas del populismo y con una sólida base científica, “que permitirían ahorrar en gastos superfluos e innecesarios para invertir en políticas de ayuda social y de reactivación del empleo”, nos comenta María Alcalde, delegada local de la formación magenta.

 

“En la próxima cita del 22 de marzo, UPyD aspira a entrar en el Parlamento Andaluz, con gente comprometida y conocedora de primera mano de la realidad social y económica de nuestra provincia”, ha afirmado Garrido.

 

Beatriz Ramírez, empresaria linarense ligada a la formación, ha hecho referencia al “alto grado de compromiso de UPyD para con los andaluces”, recordando “cómo desde nuestro partido, hemos defendido los intereses de los ciudadanos, aún sin tener representación en el Parlamento Andaluz”, llevando una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para la Reforma de la Ley Electoral, y estrenando el escaño 110, o “personándonos como acusación particular en el caso ERE, y otros escándalos de corrupción de nuestra Comunidad”.