Agentes de la Policía Nacional procedieron a la detención de un hombre que había asaltado una casa de campo, siendo interceptado por una patrulla de Seguridad Ciudadana que había sido alertada cuando huía del lugar de los hechos. Una vez abiertas las investigaciones, los agentes comprobaron que la propietaria de la finca había interpuesto numerosas denuncias por daños y ahorcamiento de su perro tras separarse de su marido y presunto autor de los hechos.

Había ocultado las placas de matrícula de su vehículo

Pasaban las cinco de la madrugada cuando una llamada a la Sala operativa del 091 alertaba de la presencia de un individuo que había sido sorprendido cuando cortaba la valla perimetral de una vivienda de campo, intentando acceder a la misma. Desplazada hasta el lugar una patrulla de Seguridad Ciudadana, sorprendió al detenido cuando abandonaba la finca y subía a su vehículo, el cual tenía ocultas las placas de matrícula. Éste, al percatarse de la presencia policial intentó inútilmente huir del lugar, siendo detenido por los agentes.
Numerosas denuncias por daños

Iniciadas las investigaciones, los agentes comprobaron que existían numerosas denuncias desde marzo del pasado año por parte de la propietaria de la finca, la cual, desde que se había separado de su pareja, había sufrido numerosos daños en la vivienda, en especial en el vallado perimetral de la finca, las cámaras de seguridad, mobiliario y enseres del exterior. La última denuncia se interpuso tras inspeccionar la finca y encontrar a uno de los perros ahorcado.

Ante los numerosos asaltos sufridos en la finca, la propietaria había contratado a un hombre que se ocupaba de vigilar y proteger la finca. Fue éste el que pasadas las cinco de la madrugada escuchó ruidos procedentes de la valla de la finca, así como el ladrido de los perros. Desde la vivienda, había observado a un individuo vestido de oscuro y con rostro oculto que con una cizalla estaba cortando la valla, una vez que dicho individuo logró acceder al interior de la finca, destrozó la balaustrada de la piscina, hendiendo la lona de protección de la misma.

Los trabajos policiales han sido realizados por agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y el Grupo de Delincuencia Urbana de Jaén.