La Junta de Andalucía anima a las pymes y micropymes de la provincia a solicitar incentivos para el desarrollo industrial y la creación de empleo, una convocatoria abierta desde el pasado martes y hasta el 31 de diciembre próximo y dotada con 112 millones de euros para Andalucía para este año. Así lo ha subrayado la delegada del Gobierno, Purificación Gálvez, que ha detallado que la adjudicación será por concurrencia no competitiva y se irán concediendo incentivos por orden de llegada a los proyectos que reúnan los requisitos hasta agotar el presupuesto.

La delegada ha presentado hoy en rueda de prensa esta orden, que recoge por primera vez ayudas para autónomos (que generen empleos adicionales a los suyos) y financiación adicional para el retorno del talento, y que da prioridad a iniciativas promovidas por jóvenes, mujeres y empresas de economía social o localizadas en espacios de innovación. Esta orden fue aprobada el pasado martes en Consejo de Gobierno, junto con la Estrategia de Innovación de Andalucía, que elevará el gasto en I+D+i al 2,2% del PIB regional en 2020.

Gálvez Daza ha insistido en que esta convocatoria, gestionada a través de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), se centra en la creación de empleo mediante el apoyo a la inversión empresarial. “Desde la Junta, queremos más empresas, más competitivas y que generen más puestos de trabajo, y de calidad”, ha recalcado Gálvez para añadir que esta orden tiene dos grandes retos: Apoyar la actividad productiva y promover el cambio productivo, “la mejor política de empleo que podemos hacer desde lo público”.

Esta nueva orden simplifica la tipología de proyectos y los reduce a dos: Creación de nuevas empresas y crecimiento y consolidación de las ya existentes. En cuanto a los incentivos para la creación de empresas, se incorpora un apartado específico para las vinculadas a la especialización productiva en los siguientes sectores prioritarios: Movilidad y logística; industria avanzada vinculada al transporte; recursos endógenos de base territorial; turismo, cultura y ocio; salud y bienestar social; agroindustria y alimentación saludable; energías renovables; eficiencia energética y construcción sostenible, y nuevas tecnologías de la información y la comunicación y economía digital.

En cuanto a la tipología de proyectos de crecimiento y consolidación empresarial, la delegada ha insistido en que incluye, junto a los altamente generadores de empleo, aquellos que supongan fuertes inversiones y creación de puestos de trabajo; los de cooperación empresarial, y los vinculados a sectores prioritarios de especialización productiva.

Gálvez ha señalado que esta orden respalda los proyectos del sector industrial y auxiliar, como sector capaz de ejercer de motor de arrastre del resto de actividades y sólo se apoyarán proyectos de otros sectores cuando sean altamente generadores de empleo. Purificación Gálvez ha comentado que “solo con una industria potente podemos crecer de manera sostenida”.

La orden recoge tres tipos de instrumentos de apoyo: Los incentivos directos, las bonificaciones de tipos de interés y los préstamos a bajo interés. Los primeros se concederán en función del tipo de iniciativa empresarial: Un 15% del gasto total incentivable del proyecto para las de inversión industrial, cooperación empresarial, innovación vinculada a la especialización productiva y alta generación de empleo; un 20% para nuevos proyectos empresariales; y un 25% para los promovidos por emprendedores y nuevas firmas innovadoras vinculadas a los sectores prioritarios de especialización productiva.

Según ha continuado explicando Gálvez Daza, estos porcentajes pueden incrementarse en un 3% en función de cada una de las siguientes características adicionales: Por cada empleo adicional; por adaptarse a la Estrategia de Innovación de Andalucía; por ser empresa de base tecnológica o innovadora; por pertenecer a sectores de media y alta tecnología, a la economía social y a colectivos prioritarios, y por ubicarse en espacios de innovación. El aumento será del 6% en el caso de iniciativas que incorporen retorno de talento (contratación de egresados o doctores andaluces que se encuentren fuera de Andalucía).

Según la normativa europea, el tope máximo de incentivo es el 35% del gasto incentivable en pymes y micropymes, y hasta el 25% en las medianas empresas. En el caso de las de nueva creación, se estipula un tope de 200.000 euros para emprendedores y de 600.000 para las pequeñas empresas con iniciativas innovadoras vinculadas a la especialización productiva.

 

Estrategia de Innovación de Andalucía 2020

Por su parte, el gerente de la Agencia IDEA en Jaén, Jerónimo Jiménez, ha profundizado en la Estrategia de Innovación de Andalucía 2020. Ha destacado que precisamente uno de sus principales instrumentos es la convocatoria de incentivos a las pymes para el desarrollo industrial y la creación de empleo.

El gerente de IDEA ha subrayado que la Estrategia es un documento cuyo objetivo es impulsar la innovación como factor de crecimiento y como base para una reorientación del modelo productivo local, mediante la identificación de prioridades de especialización. Da respuesta a la petición de la Comisión Europea (CE) de impulsar estas políticas en las regiones perceptoras de los Fondos de Cohesión. “Ante la propuesta de la Comisión, la Junta da un paso más y convierte una obligación en una oportunidad: La de debatir con los agentes del conocimiento, agentes económicos y sociales andaluces cuál es la Andalucía que queremos alcanzar en 2020”, ha recalcado Jiménez Martínez.

Esta Estrategia movilizará inversiones públicas y privadas hacia oportunidades de desarrollo basadas en la innovación y servirá de base a una reorientación sostenible del modelo productivo. Para ello, establece ocho prioridades de especialización económica en las que se concentrarán los esfuerzos durante los próximos siete años: Movilidad y logística; industria avanzada vinculada al transporte; recursos endógenos de base territorial; turismo, cultura y ocio; salud y bienestar social; agroindustria y alimentación saludable; energías renovables, eficiencia energética y construcción sostenible, y economía digital y TIC.

De acuerdo con la metodología planteada por la CE en su Estrategia de Investigación e Innovación para la Especialización Inteligente RIS3, el documento ha sido elaborado con la participación y el respaldo de expertos, emprendedores, tecnólogos y especialistas universitarios.

Además, según Jiménez, del objetivo fundamental de elevar el gasto en I+D+i hasta el 2,2% en 2020, la Estrategia plantea una serie de mejoras de los indicadores básicos de innovación en los próximos seis años tomando como referencia los valores de 2012. Entre estas metas destacan las de elevar del 36,1% al 50% el peso del sector privado en el gasto global en I+D+i; incrementar en un 20% el número de personas dedicadas a la investigación en jornada completa (de 24.650 a 29.580); duplicar el número de empresas innovadoras hasta alcanzar las 9.980, y superar las 700 solicitudes de patentes (incremento del 50%).

En relación con las actividades manufactureras de media y alta tecnología, la Estrategia marca como objetivos aumentar en un 50% su Valor Añadido Bruto (de 2.000 a 3.000 millones de euros anuales) y en un 60% el valor de sus exportaciones hasta los 9.272 millones. Asimismo, establece medidas para aumentar en un 20% la intensidad de la I+D+i en las empresas catalogadas como innovadoras por el Instituto Nacional de Estadística. Este indicador hace referencia a la relación entre el porcentaje de gastos de innovación en relación con la cifra total de negocios, que se pretende incrementar desde el 2,4% al 2,9%.

Otros objetivos destacados son los de alcanzar el 100% de cobertura de banda ancha rápida y el 50% de hogares conectados con más de 100 Mbps (megabit por segundo); duplicar el porcentaje de firmas andaluzas que se incorporan al mercado digital, es decir, que ofrecen servicios de pedidos y reservas online en sus páginas web (desde el 20% al 40%), y lograr que el uso habitual de internet se generalice entre el 85% tanto de la población andaluza como de las empresas, frente a los valores base de 2012 que cuantifican esta proporción en el 60,4% y 67,5, respectivamente.

Para conseguir estos objetivos, la Estrategia de Innovación de Andalucía 2020 integra un conjunto de instrumentos de apoyo al tejido productivo alineados con el Programa Operativo Feder de la Unión Europea y con el Plan Económico de Andalucía 2014-2020. Entre ellos destacan la Orden de Incentivos al Desarrollo Industrial y a la Creación de Empleo en Andalucía, dotada con 112 millones de euros para este año, y dos documentos actualmente en fase avanzada de elaboración: la Estrategia Industrial de Andalucía 2014-2020 y el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación.

Tanto el texto de la Estrategia como todos los documentos relativos a su proceso de debate y elaboración pueden ser consultados en la web de la RIS3 Andalucía.