Portada Página abierta CORRUPCIÓN POLÍTICA

CORRUPCIÓN POLÍTICA

Esta crisis-estafa que estamos viviendo desde hace ya 8 años nos ha enseñado muchos
conceptos que para la mayor parte de la ciudadanía eran nuevos: arquitectura o ingeniería financiera,
hipotecas basura o subprime, burbujas financiera e inmobiliaria, prima de riesgo, fondos buitre, etc.
pero además ha hecho aflorar algún otro que, aunque no nos fuera tan desconocido ha explosionado de
forma escandalosa y generalizada. Nos referimos a la CORRUPCIÓN.

El hecho de que la corrupción aparezca en los Barómetros del CIS en los últimos años como
una de las 3 principales preocupaciones de la sociedad, junto al paro y otros problemas de índole
económico, han provocado, sin embargo, un efecto positivo en la ciudadanía, pues una gran parte del
pueblo ha pasado de un estado de indignación inicial a otro de cambio de una actitud pasiva ante la
política como espectador a otra más activa de actor de la misma. Este hecho lo demuestran la gran
cantidad de movimientos ciudadanos, plataformas, colectivos y partidos políticos de nueva creación
que están apareciendo en el panorama nacional y local.

En la firma de hoy queremos llamar la atención a la ciudadanía sobre un aspecto de la
corrupción que a nuestro entender pasa bastante desapercibido: Es cierto que estamos asqueados de
tanto caso de corrupción, que afecta tanto a políticos, como a empresarios y sindicalistas, entre otros.
Ya nos son familiares los tesoreros que hacían a su antojo, expresidentes e hijos relacionados con
supuestos cobros de comisiones ilegales, directores generales generosos con amigos de su pueblo y
con sus propios vicios, empresarios que organizan cursos de formación fraudulentos, sindicalistas
conseguidores para otros y para ellos mismos, etc.

Sin embargo, nos están vendiendo y estamos comprando y tragando un mensaje que nos parece
engañoso y escandaloso a la vez, es decir, que estos presuntos delincuentes todo lo hacían a título
personal y que sus organizaciones no tienen ninguna responsabilidad con las fechorías que han venido
haciendo durante tanto tiempo. Cuando las organizaciones hablan de tales personajes se limitan a
señalarlos como “ese señor”, dando a entender que nadie más tenía conocimiento de lo que hacía y
que “ya está fuera de la organización”, como si expulsarlos fuese suficiente para saldar la parte de
culpa que a ellas les corresponde. A esto habría que añadir que los medios de comunicación compran
también el mismo mensaje pues es muy raro oir o leer a periodistas o tertulianos exigir
responsabilidad civil subsidiaria a las organizaciones cuando han sido saqueadas las arcas públicas, ya
sean de ámbito local, provincial, autonómico o nacional.

Sin embargo, creemos que esta situación tiene una solución bastante fácil, desde el punto de
vista del ciudadano; ahora bien, desde el punto de vista de los políticos está por ver hasta donde están
dispuestos a llegar y cuales son las resistencias y excusas que manifiestan.

Imaginemos el supuesto de que cualquiera de los personajes que tenemos en mente, implicados
en casos de corrupción, es condenado por los tribunales a devolver la cantidad de dinero robada,
defraudada, malversada, etc, mientras ocupaba un cargo público y que tras la sentencia dice no tener
ese dinero y por tanto no poder saldar la deuda con la administración. Caigamos en el hecho de que
estos personajes fueron puestos en sus cargos públicos por la organización a la que pertenecen y por
tanto ésta debería ser considerada, por ley, responsable civil subsidiaria del delito cometido por
aquellos.

Es decir, cuando se dé la situación descrita, la justicia debería exigir a su organización que se
haga cargo de cubrir la parte económica de la sentencia no satisfecha por el condenado. En caso de no
tener liquidez la organización, tales cantidades se le detraerían de las asignaciones que le correspondan
por su participación en elecciones y/o subvenciones anuales que se les asignan en los Presupuestos
Generales del Estado.

Sería esperanzador que los partidos políticos que se presentan a las elecciones de este año se
manifestaran durante la campaña sobre su disposición o no de presentar una Proposición de ley en el
sentido que se expone en esta propuesta. Qué duda cabe que esto podría acabar con el estado de
corrupción en que hemos vivido hasta ahora, a la vez que obligaría a las organizaciones a hacer un
seguimiento muy estrecho de las actuaciones de sus representantes en los diversos cargos públicos.
FCSM
Juan Rubio

4 Comentarios

  1. Este manifiesto no se lo cree ni el que lo ha redactado. La corrupción es nuestra salsa, es parte de la idiosincrasia del pueblo español, como los toros o el flamenco; ¿acaso sería posible limpiar las instituciones de mangantes y enchufados?, porque los enchufados también son corrupción, y quien engaña a hacienda de cualquier forma. En mayor o menor medida todos estamos podridos; eso sí, quedar quedan muy bien, seguramente es de lo que se trata.

    0

    0
    • Claro, la mejor manera de luchar contra la corrupción es dejarla pasar y hacer la “vista gorda”, porque total, forma parte de la idiosincrasia del pueblo español…
      Pues yo soy español, soy honrado y no soy corrupto, al igual que la mayor parte de la gente que conozco o me rodea. ¿Usted puede decir lo mismo?, porque si es así, no entiendo su calificación del español corrupto “genéticamente”.

      0

      0
  2. La forma de indultar a los corruptos, es poner el ventilador y ponernos a todos al mismo nivel. Como si el parado de larga duración, que hace chapuzas para sobrevivir, con aquel que se lo lleva calentito de las arcas públicas, con proyectos o facturas abultadas o falsas y desvía el dinero a los paraísos fiscales.
    Más equilibrio respecto a la podredumbre, porque los “forrados”, son responsables de que muchísimos no tenga trabajo estable y tenga que mal vivir con la caridad, las chapuzas y trabajos precarios y mal pagados. Según los inspectores de Hacienda, el 73% del fraude fiscal en España lo producen las grandes fortunas y las grandes empresas. Sepulcros blanqueados dice la Biblia. La explotación del hombre por el hombre decía el Capital.

    0

    0
Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso