El pasado 7 de enero sufrió un accidente laboral grave Natalio R.. Trabajaba para el Ayuntamiento de la ciudad en unas obras que se realizan en el anterior mercado de abastos. Estaba contratado a través del Programa de Emple@30+ de la Junta de Andalucía. Ya sabemos qué significa eso. Natalio es un parado de larga duración y ha quedado paraplégico tras el accidente. A sus 55 años tenía muy difícil reinsertarse laboralmente. Nada podía “ofrecer” al mercado de trabajo: era “chatarra laboral”. El Emple@30+ no le solucionaría su problema, pero le daría para ir tirando a su familia tres meses ¡menos da una piedra!. Y precisamente fue al caer desde una altura de unos 2,80 metros, sobre los sanitarios de un cuarto de aseo cuando resultó herido de gravedad al golpearse en la cabeza sufriendo traumatismo craneoencefálico. Fue trasladado al Hospital Neurotraumatológico de Jaén y actualmente está hospitalizado en el Hospital San Agustín de Linares, en el momento de emitir este comunicado. Al hablar del Programa Emple@30+ pensamos en clave de repartir trabajo a personas y familias en apuros, aprovechar trabajadores y trabajadoras “en barbecho” para adecentar nuestros pueblos… Pero no reparamos en que estas iniciativas, son “parches públicos” al roto que supone este sistema neoliberal. Un sistema que necesita trabajadores precarizados para que su posición sea débil ante el Capital. Pero más difícil aún es encontrar a alguien que se pregunte:

 ¿Que formación reciben estos trabajadores antes de ser lanzados al tajo?

 ¿Se les informa sobre riesgos, procedimientos y equipos de prevención?

 ¿Qué vigilancia ejerce en este caso, el Ayuntamiento que los contrata? y ¿Cómo supervisa este tipo de trabajos la inspección laboral?

En definitiva… ¿Qué grado de dignidad otorgamos a estos trabajadores, como sociedad, a través de las instituciones públicas que los contrata, y también de las que deben velar por su salud? La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y el Secretariado Diocesano de Pastoral Obrera como trabajadoras y trabajadores, nos unimos al dolor de los familiares y allegados de Natalio. La Iglesia, a través del Papa Francisco lo dice muy claro: “La crisis económicosocial y el consiguiente aumento de la pobreza tiene sus causas en políticas inspiradas en formas de neoliberalismo que consideran las ganancias y las leyes de mercado como parámetros absolutos en detrimento de la dignidad de las personas y de los pueblos” Como obreros cristianos denunciamos que la siniestralidad laboral es consecuencia directa de esas leyes del mercado, y asimismo, nos reafirmamos en nuestro compromiso por denunciar estas prácticas injustas en las organizaciones de la clase obrera donde militamos.