El economista Milton Friedman, propone una incoherencia,  la de una isla donde sobre sus habitantes se arrojaran miles de billetes desde un helicóptero. ¿Qué sucedería con la economía? ¿Habría más riqueza entre su gente? Toda la política estadounidense hasta Bernanke fue controlar la cantidad de dinero en circulación para impedir la inflación, lo mismo que sucede en Europa. El BCE ha controlado la emisión de dinero para evitar la inflación, y  lo ha conseguido, hasta el punto que Europa, corre el riesgo de la deflación, un mal mucho peor para el modelo capitalista.

“Si quieres entender la economía, estudia la mayor catástrofe que golpeó a Estados Unidos y la economía global” (Dijo Bernanke)

Sin embargo, Draghi ha decidido que ya estaba bien de controlar tanto el dinero y se ha propuesto empezar a arrojarlo con su helicóptero, pero controlado. No sobre toda la población, sino sobre los bancos otra vez.    Sí, otra vez, pues hasta ahora, el BCE no ha hecho otra cosa que dar dinero a los bancos; barra libre al 0,5% con la condición de que compraran deuda pública. De esta manera, la deuda de los bancos, billonaria, (con “b”) ha ido pasando a los Estados.

Pongamos el ejemplo de España. Al comenzar la crisis, el Estado tenía una deuda total del 36% del PIB y los bancos españoles más de 2 billones, es decir, el 200% del PIB español. Con la política de Draghi, los bancos españoles compraban dinero al Banco Central Europeo a un precio de entre el 0 y el 1% para comprar luego deuda de España, con un beneficio deentre el 3 y el 6%. En cinco años, 2010-2014, el Estado español se ha endeudado en 700 mil millones de euros, con los bancos españoles mayoritariamente.

 Ahora, la situación es que los bancos españoles, poseen deuda española que les genera beneficios netos escandalosos, pero siguen sin liquidez. Y aquí viene el helicóptero en su ayuda otra vez.

El BCE va a comprar paulatinamente, por valor de 1,1 billones, la deuda que los bancos han adquirido del Estado, con el objetivo de crearles liquidez y que den préstamos (¿Van a dar préstamos a las PYMES?) Lo dudo.  En los 18 meses que va a durar la segunda lluvia de euros desde el helicóptero, los bancos españoles tendrán otra vez dinero líquido. De esta manera, la deuda española en manos de los bancos, pasará al BCE, que será oficialmente el primer acreedor de deuda del Estado español. Una vez hecho esto, los bancos españoles habrán saneado su cartera y estarán en disposición de pujar por lo poco que le queda a España por vender, si acaso, la poca dignidad que nos queda.

Si había alguna posibilidad de que España cancelara la deuda con los bancos españoles, a cuenta de los más de 400 mil millones que nos ha costado salvarlos, esta posibilidad se esfuma. No será posible negociar con el BCE, como sí lo era con los bancos. El círculo se cierra sobre España, Portugal o Italia. Caso aparte es Grecia.

Muchos olvidan que ya hace años, los políticos europeos, comenzaron a certificar la defunción de la Troika y hoy esta defunción, está en los medios todos los días.

También olvidan que el 80% de la deuda griega, en el momento del primer rescate, se debía a tanques, submarinos y aviones, comprados a Francia y Alemania (a sus bancos) para contribuir a la defensa de Europa. Entonces los griegos sí que eran buenos. Ahora, el BCE se convierte en el dueño y señor de las economías del sur. Sin embargo, lo que está haciendo Draghi, no es sino más de lo mismo. Con los tipos de interés en 0% y empezando a comprar indirectamente deuda pública, el siguiente paso para evitar la catástrofe, es imprimir dinero, el que lanza Draghi  desde su helicóptero sobre los bancos y eso será el fin de la Europa de los pueblos.

Mientras, los sembradores y recolectores del miedo, defenestran al Gobierno griego, por la comida, los salarios mínimos, la electricidad y las medicinas urgentes para el pueblo de Grecia. El país heleno ha dejado meridianamente claro, que con la Troika no negocian ni un duro, porque ellos no son los prestamistas. Esto se ha convertido en el robo del bien común.

En Grecia ha amanecido un nuevo día. Quizá quienes fueron la cuna de la civilización occidental, sean la cuna de su renacimiento… si los dejan, que no los dejarán. Pero mientras tanto… ¿Bailamos un shirtaky?