¡Hartos!. Queda claro que algunos ciudadanos están hartos del incivismo de algunos linarenses, que no son capaces de recoger las deposiciones de sus perros cuando los sacan a hacer sus necesidades por nuestras calles y plazas. Harto debe estar el vecino que, en una curiosa iniciativa, se ha dedicado a realizar la singular protesta que se muestra en la fotografía.

La idea ha sido llamativa, un cartel a modo de banderola cuyo mástil queda hincado en eso… una caca de perro. En el cartel un mensaje muy claro: “Mi dueño es un cerdo”, todo ello en un color bien llamativo para que no pase desapercibido. Muchos linarenses se sorprendían en el día de ayer de esta iniciativa, que también causó cierto revuelo en las redes sociales.

En la foto de cabecera os mostramos cómo quedó señalizado el “monumento” que alguien dejó en la calle Santa Engracia.