Felipe Padilla y Carmen Rus son el secretario y la vocal de mujer, respectivamente, de la Asociación Vida y Esperanza Libres de Adicciones, VELA. Una asociación de lucha contra las adicciones a sustancias tóxicas (alcohol y estupefacientes), que fue refundada, recientemente, sobre los cimientos de la antigua Asociación Local de Integración Social (ALIS).

Linares28: ¿Cuáles son los principales objetivos y líneas de trabajo de la asociación?
Felipe Padilla: El objetivo básico es el tratamiento de adicciones tóxicas, como el alcohol, cocaína, cannabis y otras sustancias estupefacientes. Para cumplir esa meta vamos a trabajar activamente con la colaboración de la asociación Aplijer, a la que agradecemos su apoyo hacia nosotros por cedernos sus instalaciones y su psicólogo, para la realización de las terapias. Todavía tenemos que acordar varias cosas en la próxima asamblea, como por ejemplo la puesta en marcha de una programación especial que tenemos en mente, para marzo, por ser el cumpleaños de la antigua ALIS (Asociación Local de Integración Social), sobre la que nos hemos refundado. Por ello, queremos hacer un reconocimiento a esta asociación y pretendemos hacerlo con unas jornadas, pero eso está todvía por programar. También queremos aprovechar la ocasión para conmemorar, en esa fecha, el Día de la Mujer Trabajadora, para lo cual contaremos con alguna experta.

L28: ¿Han empezado ya a realizarse los tratamientos?
F.P.: Llevamos ya trabajando el tema terapéutico desde octubre o noviembre. Tenemos cuatro grupos de terapia: uno de enfermos alcohólicos, tanto hombres como mujeres, otro de familiares y otro considerado de “veteranos”, formado por personas que llevan un determinado tiempo en abstinencia, aunque no definido, porque puede ser un año, dos… Es algo que se define según el perfil que tiene el adicto y el nivel de rehabilitación. Esa terapia específica, por ejemplo, la tenemos una vez al mes, el primer sábado de cada vez. En cuanto a las otras, una es para enfermos solos, otra de familiares solos y otra terapia ya conjunta.

L28: Una labor donde resulta esencial el trabajo y la atención psicológica, ¿no es así?
F.P.: Así es. Nosotros acogemos al enfermo con una terapia de acogida inicial y, después, les hacemos un posterior seguimiento. Cuando lo estimamos conveniente, porque ya el enfermo decide dar el paso definitivo, lo enviamos al psicólogo. Nosotros trabajamos tanto con el profesional de Aplijer, como con el del Centro Provincial de Drogodependencias. El enfermo requiere también que lo atienda un médico, un asistente social y el psicólogo, por eso prestamos esos servicios tanto en la propia asociación como en el CPD.

L28: ¿A cuántas personas se le está dando tratamiento actualmente en VELA?
Carmen Rus: Ahora mismo tendremos a unos 42, entre enfermos y familiares. Acabamos de empezar, pero se ve que son bastantes personas las que han confiado en nosotros para tratar sus problemas de adicciones. Además, en VELA las personas que reciben tratamiento no tienen la obligación de hacerse socios, sino que pueden llevar a cabo sus terapias sin obligción de pagar nada. Pese a ello, los socios representan el 95% de las personas que estamos ahora, ya que lo único que se paga es una cuota simbólica de 3 euros mensuales.
Felipe Padilla: Como ha dicho Carmen, no exigimos que las personas que necesitan tratamiento se tengan que hacer socias, ya que tratamos por igual tanto a socios como a no socios, no hacemos discriminación. La única diferencia sí es que el socio participa también en las actividades propias internas de la asociación que se vayan haciendo, como jornadas, proyectos, convivencias, viajes culturales o cualquier tipo de cosas complementarias a los tratamientos terapéuticos.

L28: Cada vez es más frecuente que las mujeres sufran enfermedad alcohólica, según las estadísticas, por eso es necesario actuar intensamente en este ámbito, ¿no es así?
C.R.: Sí, por eso estamos preparando iniciativas interesantes para las mujeres, tanto aquellas que sufren el alcoholismo como adictas, como si son familiares de enfermos. La mujer sufre mucho esta enfermedad y hay que ayudarla bastante. Pero también a cualquier familiar, sea hombre o mujer, cuyo apoyo es muy necesario porque sufren bastante los efectos de la enfermedad. Los familiares siempre tienen mucho miedo y tardan en asimilar que sus personas adictas más cercanas van saliendo del problema y dejan de consumor. Por todo eso, vamos a ayudar e intentarlo hacerlo lo mejor posible.

L28: ¿Qué importancia tiene el voluntariado en este tipo de asociaciones como VELA?
F.P.: Muchísima. Nuestra característica principal es que VELA está formada por enfermos alcohólicos y familiares de estos, por eso, entendemos la enfermedad desde nuestra propia experiencia y sabemos perfectamente los problemas que tiene el adicto, porque los hemos vivido en nuestras carnes. Sabemos tratarlo correctamente gracias a nuestra propia experiencia personal y, además, por nuestra formación previa adquirida a lo largo de los últimos años.

L28: ¿Qué proyectos o metas hay definidas ya a corto o medio plazo?
F.P.: Tenemos previsto hacer varios proyectos. Para noviembre, al hilo del 15 de noviembre, el Día Sin Alcohol, y de nuestra propia refundación, que fue también fue ese día, quisiéramos hacer unas jornadas más extensas donde tocaremos el tema de la violencia de género como consecuencia del alcoholismo, así como otros aspectos como el alcoholismo laboral, que es un gran desconocido, pero que se da bastante porque hay un alto y sorprendente porcentaje de bebedores en el ámbito laboral. Sobre este asunto vamos a tratar con una persona experta en ello, perteneciente al sindicato de Salud de CCOO. También hemos pedido ayuda a la Concejalía de Cultura porque queremos hacer una cosa novedosa en Linares: un concurso de relatos sobre las adicciones, para lo que ya hemos solicitado la colaboración necesaria. Por otro lado, tenemos previsto hacer también un día de convivencia, en torno a mayo, donde haremos una serie de concursos con los niños de los enfermos, porque los más pequeños siempre suelen ser los grandes olvidados en la problemática de las adicción. Y, por mencionar otra iniciativa, destaca igualmente celebrar el Día de la Bicicleta, vinculándolo al tema de las no adicciones, para lo que tenemos que ponernos en contacto con clubes ciclistas de la ciudad y con la Concejalía de Seguridad Ciudadana, que esperamos colabore con nosotros para que despliegue los medios necesarios para poder llevar a cabo este proyecto.

L28: En definitiva, se trata de actividades diferentes que sirvan para alejar a los enfermos y a las famiias de lo arduo de las terapias, para darles otro atractivo y alicientes…
C.R.: Claro, porque tanto un enfermo como su familiar necesitan algo más que las terapias, que son muy importantes, pero también es importante la convivencia y que el proceso de recuperación tenga momentos más distendidos. Que no solo sea estar sentado en una silla y hablar de los problemas; se trata de que, de vez en cuando, un día nos juntemos todos para que los problemas queden aparcados en casa, que sea un poco más distendido y nos riamos. De hecho, también nos lo pasamos muy bien juntos y nos dirvertimos sin necesidad de consumir alcohol para ello.