Es de bien nacidos ser agradecidos y está bien y me alegra comenzar el año con el homenaje que la Federación de Asociaciones Vecinales Himilce le ha tributado a tres de las personas más queridas y entrañables de todo el movimiento vecinal de Linares: Rafael Linares, Paco Molina y Luis López, los tres trabajadores incansables por los derechos de la ciudadanía desde hace más de tres décadas, los tres artífices, sin duda, de que el movimiento vecinal de hoy sea lo que es, los tres desde el voluntariado en el que creen y que nos han transmitido. Hoy se les ha reconocido su compromiso por parte de todas las entidades sociales, institucionales y políticas de nuestra ciudad. Ah, no, no todas, ha faltado Izquierda Unida. Y lo dejo ahí.
Desde que recuerdo he conocido a estos tres hombres luchando por Linares, preocupándose por su presente y su futuro, participando en todos los movimientos y plataformas, desde la apuesta por la Universidad a su deseo de una pronta reindustrialización. He tenido el honor de conocer sus inquietudes y sus proyectos, de contar con su amistad desde una igualdad real, de respetar su experiencia desde una humildad que les ha hecho granjearse el cariño de toda la ciudadanía. A este homenaje no ha faltado ni una sola Asociación de las 16 que hay federadas, tampoco Mujeres Vecinales que ha contado con su apoyo incondicional en todos sus avatares, todos y todas estábamos allí acompañando  no su marcha porque ellos no se jubilarán nunca, sino una forma de hacer minuciosa, responsable, amable, y todo al servicio de los demás. Enhorabuena, amigos, que contemos con vosotros mucho tiempo más.

También me ha alegrado que estemos comenzando el año haciendo justicia y reconociendo el trabajo bien hecho. Ellos siempre serán nuestra guía, protagonizaron los comienzos de los movimientos vecinales desde sus inicios e integración en la CAVA manteniendo a Linares vertebrada a las demás provincias de Andalucía como la que más. Linares dentro de la Confederación Andaluza tiene un peso específico al que sin duda han contribuido hombres y mujeres como ellos. Estamos en el comienzo de un nuevo ciclo en el que el relevo se va produciendo paulatinamente, el año pasado se homenajeó a Gabriel Fernández, “Gabrielón”, y a Loli Lechuga, otros dos históricos que siguen permanentemente colaborando en lo que se necesite. Como decía el alcalde: “No recuerdo estar en el Ayuntamiento sin la participación de los representantes de los vecinos y vecinas”. Y es verdad, en Linares y mejor que en muchos pueblos de Andalucía, siempre se ha dado opción a los representantes vecinales de estar en todos los lugares, también en las Comisiones Informativas, como unos más, escuchando los problemas y las soluciones, siendo la voz y el oído de cada vecino y vecina de nuestra ciudad. Una simbiosis necesaria y con una mutua lealtad hacia el mismo fin.
Sólo deseo que la gente joven vaya cogiendo el relevo manteniendo los principios de defensa de los derechos ciudadanos al mismo tiempo que innovan procedimientos y objetivos para seguir uniendo las diferentes zonas de Linares. Los barrios han mejorado mucho en todos los aspectos, la respuesta de la corporación municipal siempre está atenta a las peticiones y a las necesidades y a mantener su dignidad, porque no hay que olvidar que pueblo somos todos “y en el camino realmente nos vemos y nos encontramos”.  Tal vez esté llegando el momento en el que haya que arriesgar más y adaptarse a los tiempos. Así se hará y siempre siguiendo la estela que han dibujado tantos y tantas como Rafael, Paco o Luis.

Enhorabuena para ellos. Una de las cosas más importantes de la vida es conseguir pasar a la reserva por la puerta grande,  salir indemne, afrontar un homenaje sin nada que lo enturbie, verse rodeado de familiares y amigos que se honran de  poder dedicarles un día en el que, al fin, han sido los protagonistas de esta historia tan importante para todos.

Dice una de las felicitaciones que más me ha gustado: “Gracias por ser pasajero/a en mi tren”. Muchos estamos, y seguimos, en el mismo. Que tengamos buen viaje.