El último pleno ordinario de la Diputación de Jaén de este año que se ha celebrado esta mañana en el Palacio Provincial ha dado el visto bueno por unanimidad a una ordenanza de Transparencia y Buen Gobierno, que pretende convertirse en el referente en las actuaciones y toma de decisiones de los cargos electos y directivos de la Administración provincial. Esta nueva normativa supondrá la creación de unaUnidad de Transparencia en el seno de la institución provincial, que como medida inminente pondrá en marcha el Portal de Transparencia de esta administración. Además, prestará asistencia a los ayuntamientos para que puedan aplicar en su funcionamiento estas medidas, que buscan ofrecer al ciudadano, de manera activa o a demanda, la información que obre en su poder. 

Así lo ha explicado la vicepresidenta de la Diputación, Pilar Parra, que se ha referido al documento como “una apuesta para que la Diputación continúe con su modelo de apertura, de transparencia y de rendición de cuentas”. Además, ha detallado que el texto responde a las indicaciones de las leyes estatal y autonómica en materia de Transparencia. Un año antes de que la normativa lo exija,la Administración provincial adopta esta serie de medidas porque “estamos convencidos de que la política influirá más cuanto más cerca esté de la epidermis de la sociedad. Consideramos que entre las elecciones cada cuatro años y un referéndum permanente hay muchas posibilidades que hay que explorar”, ha señalado la vicepresidenta.  

Según Parra, este tipo de medidas las anunció “el presidente de la Diputaciónen el momento en el que tomó posesión en este mandato, cuando indicó que quería estimular la relación entre la ciudadanía y la Diputación provincial”. De ahí que en estos años, a juicio de Parra, “se hayan ido poniendo en marcha órganos de participación como el Consejo Provincial del Aceite, el de Igualdad y Participación de la Mujer o el propio Consejo de Cooperación al Desarrollo, además de los avances en cuanto a la información que se proporciona en nuestra página web o el hecho de abrir el propio palacio de la Diputación a la ciudadanía”. 

Una dirección en la que ahora “se da un paso más con esta ordenanza con la que se pretende que esta Diputación de Jaén sea transparente y en la que se apuesta por un modelo de rendición de cuentas, y no solo de representación”. “Con ella se busca que la información esté en manos de los ciudadanos y no solo en manos de la administración”, ha enfatizado Parra.  

El documento está compuesto de una exposición de motivos y siete capítulos: el primero de ellos en el que se hace “una declaración de intenciones con la creación de una Unidad de Transparencia”, tal y como ha señalado la vicepresidenta. En el segundo se detalla el concepto de información pública, que comprende todos los datos y documentos que están en poder de la Administraciónprovincial. El título tercero habla sobre la publicidad activa y en su desarrollo “se anuncia la creación de un Portal de Transparencia que se va a presentar en próximas fechas. Al mismo tiempo se contempla el hecho de que la Diputacióntambién asistirá a los ayuntamientos en materia de transparencia y delimita cómo va a ser esa asistencia”, añade Parra. 

En el resto de capítulos de la ordenanza se abordan asuntos como el procedimiento que tiene que seguir un ciudadano para ejercer su derecho cuando quiere obtener una información que no está publicada en este portal; las reclamaciones y recursos; o la evaluación y el seguimiento de la implantación de estas medidas. En este sentido, la vicepresidenta explica que “se contempla la creación de una comisión técnica sobre Transparencia que comprobará que se asuman cuestiones que hemos denominado de buen gobierno, o lo que es lo mismo, los principios que tienen que regir las actuaciones tanto de los cargos electos como de los directivos de la Diputación provincial: el de eficacia, el de responsabilidad, el de transparencia y el de imparcialidad”. La nueva ordenanza, que tiene un tiempo para su puesta en marcha de seis meses, recoge también un apartado para la política de obsequios en la que se contempla “que cargos electos y directivos solamente podrán recibir atenciones de cortesía, a las que hemos puesto un tope de valor máximo de 30 euros”, en palabras de Pilar Parra.  

El pleno ha aprobado, también por unanimidad, la cesión en depósito de una serie de objetos personales del poeta Miguel Hernández al Ayuntamiento de Quesada. Cesión que se produce, según la vicepresidenta, porque “en próximas fechas tendremos la oportunidad de que se abra el museo Miguel Hernández en el mismo edificio que hoy ocupa la obra de Zabaleta”. “Ahora se está actuando en la museografía y es importante que para esos trabajos se cuente con una serie de objetos personales del poeta, como por ejemplo una maleta, una máquina de escribir, una lechera, un pañuelo de seda o un juguete que hizo para su hijo”, ha añadido Parra, quien ha concretado que “una vez concluyan estos trabajos, el museo abrirá sus puertas en torno al primer trimestre de 2015”.