Entrevista a Raúl Caro, gerente de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Linares, una institución centenaria que actúa como intermediaria entre las empresas locales y las distintas administraciones. Desde su fundación, en el año 1910, la Cámara de Linares ha sido una corporación regida y dirigida democráticamente por los propios empresarios.

 
Linares28: ¿Cuáles son las principales líneas de trabajo de la Cámara de Comercio?
Raúl Caro: Trabajar por el desarrollo socioeconómico de la ciudad, para que las empresas crezcan y se consoliden, y para lograrlo establecemos una serie de proyectos y programas encaminados en esa línea; también trabajamos por los emprendedores para ayudarles a dar los primeros pasos. En ese sentido, tenemos el vivero de empresas y un servicio de atención e intentamos ayudarlos con proyectos como Becas para Emprender. También trabajamos por la consolidación de empresas y las ayudamos en su expansión e internacionalización y a conseguir que tengan nuevos mercados y en una serie de proyectos que les ayuden a innovar, introducir nuevas tecnologías, con programas de formación que sean útiles. A eso se unen los programas de promoción de nuestra sociedad, industria, comercio y sector hostelero, y en esos programas tratamos de que todos intervengan.
L28: En una situación complicada como la sufre Linares actualmente, ¿qué papel juega la Cámara?
R.C.: La crisis que tenemos, agravada por la crisis industrial de la ciudad con el problema de Santana, hace que tengamos unos índices muy complicados y preocupantes. Una Cámara como la nuestra puede establecer proyectos para ayudar a empresas y ayudar a la ciudad, pero no tenemos una varita mágica ni podemos llegar a mucho, porque somos una institución con poco personal y presupuesto, que cada vez es más escaso, y tampoco podemos hacer milagros.
L28: A su juicio, ¿cuáles son las principales necesidades que tiene Linares?
R.C.: Seguir desarrollando su industria, porque seguimos siendo una ciudad industrial y tenemos empresas que aportan mucho empleo, así como innovación y tecnología, como Gestamp, Aeroproxy, Algama, Sugremín, CAF, Aemsa, Rosenbauer… Empresas que funcionan bien, tienen buenos contratos, son líderes en sus sectores y que hacen que sigamos siendo una ciudad industrial. Tenemos que conseguir que sigan implantándose industrias aquí, necesitamos un porcentaje de actividad económica industrial porque será la base de todo y, a partir de ahí, se desarrollará mejor el comercio y el sector servicios. Hacía ahí van encaminadas casi todas nuestras luchas y demandas. Necesitamos que se termine de desarrollar la autovía hacia Albacete, que se termine el ramal que conecte el Parque Empresarial de Santana con Vadollano, ya que sería básico porque convertiría esa zona industrial en un parque que se revalorizaría), necesitamos inversiones, en definitiva.
L28: ¿Cuáles son los principales retos, metas u objetivos a alcanzar por parte de la institución a la que usted representa?
R.C.:Subsistir, que la Cámara de Comercio de Linares siga existiendo. Desde el año 2010, que desaparecen las cuotas de las cámaras, nos quedamos sin financiación pública, por tanto, hemos tenido que seguir trabajando con proyectos que han hecho que nuestros presupuestos hayan ido bajando año tras año y que nos cuente cada vez más trabajo mantener los servicios y la calidad de lo que hacemos. Nos encontramos en una situación económica muy complicada; hemos seguido trabajando por esta ciudad y sus empresas, hemos hecho muchos proyectos, pero nos encontramos en una situación de estrangulamiento y de falta de liquidez terrible, porque se nos ha acumulado una deuda por parte de la administración autonómica tremenda para una Cámara de este tamaño. Así que necesitamos que empiece a entrar una inyección económica y que la administración sea consciente de que hemos cumplido con nuestro trabajo y somos una Cámara que se ha implicado en temas que quizás otros no hubieran hecho, pero nosotros sí lo hemos hecho por ayudar a nuestra ciudad. Se han hecho proyectos maravillosos, como el Centro de Innovación y el futuro vivero de empresas, que se empezará a construir el próximo año; hemos traído mucho dinero, nos implicamos, pero no nos podemos encontrar ahora con la callada por respuesta en cuanto a las deudas que tenemos, porque eso sería nuestro ahogo y desaparición. Por eso, nuestro principal objetivo es que se mantenga la estructura de esta Cámara, porque pienso que llevamos muchos años aportando y trabajando bien por la ciudad y queremos seguir haciéndolo.
L28: ¿A cuanto asciende la deuda que se tiene con la Cámara?
R.C.: La deuda que tienen varias administraciones con nosotros, pero principalmente es de la administración autonómica, está por encima de los 800.000 euros.
L28: ¿Les han dado alguna respuesta o plazos de pago? 
R.C.: Nos han dado buenas palabras. El consejero, cuando vino a inaugurar el Centro de Innovación, comprometió su palabra en que la deuda se saldaría en breve, pero seguimos esperando, todavía no nos han dado un calendario de plazos de pago.
L28: ¿Esta situación de “ahogo” ha obligado a tomar alguna medida de ajuste o recorte en la institución?
R.C.: Sí, se tuvo que reducir la plantilla en cinco personas, no se renovaron contratos y se introdujo una reducción salarial para el resto de trabajadores. Pese a todo, hemos procurado que todo eso no fuera en detrimento de los servicios que damos ni de los proyectos que desarrollamos, pero si la situación sigue así mucho más tiempo, tendremos que dar otros pasos y no nos gustaría. Si esa deuda que tienen con nosotros se saldara, podríamos estar ante una situación de tranquilidad y de poder trabajar por lo que realmente sabemos hacer, sin ningún problema.
L28: Al margen del problema económico, ¿qué actividades e iniciativas quedan por hacer en lo poco que queda de año y qué se tiene previsto realizar?
R.C.: Tenemos un mes de diciembre intenso en el que estamos desarrollando la Ruta de la Tapa. Además, quedan por cerrar un montón de flecos y seguir trabajando para la puesta en marcha de ese proyecto, que creemos que va a ser maravilloso, del vivero de empresas, que se construirá a primeros de año. También tendremos que ir cerrando todos los proyectos que tenemos activos de ayuda a empresas, innovación, Tics y algún proyecto nuevo muy interesante que vamos a sacar, a nivel nacional con todas las Cámaras, para trabajar contra el desempleo juvenil.