La Unidad de Gestión Clínica de Farmacia de los hospitales de Linares y Ubeda, que pertenecen al Area Sanitaria Norte de Jaén, ha implantado un nuevo protocolo asistencial para mejorar la atención a los pacientes que deben utilizar sondas nasogástricas, porque evita los problemas para alimentarse y medicarse por esta vía.

Las personas beneficiadas con la prestación puesta en marcha en estos dos centros jiennenses del Servicio Andaluz de Salud (SAS) suelen encontrarse inmovilizadas o en situación terminal, además de padecer una o varias enfermedades crónicas, por lo que requieren una continua atención médica.

El nuevo programa asistencial de esta UGC de Farmacia consiste en que los profesionales sanitarios seleccionan a los pacientes que necesitan tomar medicamentos orales por sus sondas nasogástricas y analizan si ello es compatibible por la misma vía con su alimentación, tras lo que emiten un informe con las recomendaciones, sustituciones o suspensiones de dosis de fármacos y nutrientes en sus tratamientos.

Ventajas
Las principales ventajas de este nuevo protocolo es que asegura una mayor colaboración entre los médicos, enfermeras y farmacéuticos de los centros de salud y hospitales que atienden a estos pacientes, lo que permite prevenir problemas en la toma de los medicamentos, como las obstrucciones que pueden producirse en las sondas nasogástricas, además que mejora la calidad de vida de estas personas al reducir sus visitas frecuentes a los centros sanitarios para solucionar estos casos.