El próximo día 8 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Educación Permanente, y ya hace 30 años que esta modalidad educativa se implantó de una manera definitiva en los 97 municipios de nuestro provincia.

Muchas cosas cosan han pasado en estos 30 años. Atrás han quedado los bajos, cocheras y otro tipo de locales donde se empezaron a dar las clases de EPA (Educación Permanente de Adultos). También han quedado en el baúl de los recuerdos los escasos medios con los que comenzamos y ante esta escasez de medios estábamos casi todos los días llamando a la puerta del Sr. Alcalde y/ó concejal de Educación. Hoy la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía también nos tiene en cuenta y nos tiene dotados de unos medios físicos y materiales muy dignos. Eso no quita que de vez en cuando salga algún centro que no tiene luz o calefacción. Y si los medios físicos y materiales son muy dignos también lo son los humanos. En definitiva hemos pasado de empezar sin nada o tener incluso pizarras digitales.

Pero si este cambio ha sido significativo, aún más lo ha sido el que se ha producido en la sociedad. Hoy los centros de adultos son conocidos, aceptados y muy demandados. La sociedad nos conoce, sabe nuestra oferta e incluso demandan muchas más actividades tanto educativas como socioculturales.

Si en nuestra comunidad se está planteando el “blindar” la Sanidad, los Servicios Sociales y LA EDUCACIÓN, espero y deseo que dentro de este blindaje se encuentre: LA EDUCACIÓN PERMANENTE DE ADULTOS. Eso nos diferenciaría que mientras otros gobiernos distraen al pueblo con referéndum, aquí en ANDALUCÍA, BLINDAMOS LA SANIDAD, LOS SERVICIOS SOCIALES Y LA EDUCACIÓN. Por todo ello me gusta mi tierra y mi comunidad.

 

Antonio Santos Pérez –  Profesor de EPA de Linares –