Agentes de la Policía Nacional procedieron a la detención en Linares de un transportista que había denunciado haber sido víctima de un robo con fuerza en el camión que conducía, manifestando en su denuncia que le habían sustraído mercancía valorada en 10.000 €, así como más de 400 litros de gasoil del depósito del camión. 

Investigación complicada 
A mediados del pasado mes de septiembre, el ahora detenido se personó en la Comisaría de Linares dando cuenta del robo con fuerza en el camión que conduce, el cual se encontraba aparcado en un descampado de la carretera de Baños de Encina. Manifestando que cuando fue a hacer uso del vehículo se percató de que habían fracturado la cerradura del tapón del depósito de gasoil y se habían llevado entre 300 y 400 litros de combustible. Del mismo modo, observó que le habían abierto la puerta trasera del remolque, forzando un cepo y las barras de cierre de las puertas, sustrayéndole 82 jamones, 84 Kg. De jamón deshuesado, 160 unidades de chóped, 15 cajas de chorizos y 18 cajas de mini fuet, valorando el total de lo sustraído en 10.000 €. Al igual, que le habían forzado la cabina del camión, sustrayendo de su interior unas gafas de sol, todos los discos del tacómetro y un estuche de CDs.

Los investigadores centraron sus trabajos en la identificación de la carga sustraída, así como de los presuntos autores. La carga provenía de una empresa ubicada en Torrijos (Toledo) y su destino final era la ciudad de Andújar. Una vez cargado el camión, se procedía al precinto de la caja con el fin de garantizar la no manipulación hasta la llegada a su destino final. La empresa encargada del transporte de la mercancía estaba ubicada en la localidad de Guarromán (Jaén). Hasta allí se desplazaron los agentes para entrevistarse con su gerente quien les mostró las rutas de transporte comprendidas el día anterior al robo, así como dos días después, los kilómetros recorridos y el consumo de gasoil. Una vez analizada la documentación aportada, los investigadores no cuadraban el consumo de combustible con el kilometraje realizado, teniendo en cuenta que el ahora detenido había denunciado la sustracción de 400 litros de gasoil, era imposible, sin haber realizado ningún repostaje después de cometido el supuesto robo, que hubiera podido hacer la ruta establecida sin combustible,  y que ya tenía antecedentes en su empresa de varias irregularidades. Todo ello hizo sospechar que todo lo denunciado era falso, procediendo a la detención del transportista.

El detenido pasó a disposición de la Autoridad Judicial, así como los gastos derivados de la investigación, que supuso el empleo de recursos humanos y materiales que fueron distraídos de las funciones de prevención y represión del delito, encomendadas al Cuerpo Nacional de Policía, generando un perjuicio a los ciudadanos y a la Administración Pública al tratarse de una denuncia falsa.

Las investigaciones han sido llevadas a cabo por la Brigada Local de Policía Judicial de la Comisaría Local de Linares.