El sindicato UGT ha denunciado mediante un comunicado de prensa que las delegadas de UGT del Comité de Empresa de la Residencia de Mayores los Marqueses de Linares-Sanitas Residencial vienen sufriendo lo que consideramos una persecución a causa de su acción sindical en defensa de los trabajadores y trabajadoras de la Residencia.

Desde el sindicato denuncian lo que consideran una “actitud hostil constante y permanente por parte del director hacia las dos delegadas ugetistas, una de ellas Presidenta del Comité de Empresa”, actitud que, dicen, “contrasta con la imagen corporativa que el Grupo Sanitas proyecta en su publicidad”. Todo ello aseveran “a raíz de oponerse a los cambios arbitrarios que planteó la dirección en los cuadrantes en el verano del 2013, motivo por el cual se interpuso un SERCLA que dio la razón a las trabajadoras, debido a que la empresa no había cumplido con negociar con la representación de los trabajadores las modificaciones en las condiciones de trabajo”.

Desde UGT aseguran que la actitud hostil “ha sido un goteo constante de menosprecio y desatención a las demandas legítimas de las trabajadoras que surgen en el día a día y que son recogidas por las delegadas como parte de la acción sindical, actitud hostil que llegó a su máxima expresión, cuando la misma Presidenta del Comité fue expulsada del centro de trabajo a principios de este año negándole a realizar su trabajo sindical”.

Desde UGT interpretan que lo que está detrás de esta persecución son “oscuras intenciones de la empresa Sanitas Residencial, ya que se están llevando a cabo un goteo continuo de despidos de forma arbitraria y el que haya una representación de UGT es un gran obstáculo a estas oscuras intenciones”. Afirman que ha coincidido en el tiempo un proceso de revocación del Comité de Empresa, “maquinado por el propio Director del centro y que finalmente fracasó”, dicen.

UGT exige a la dirección de la Residencia los Marqueses de Linares que cese de lo que consideran una actitud hostil y la “persecución a nuestras delegadas que sólo representan los intereses legítimos de sus compañeros y compañeras, tal como la ley lo dice, y restablezca un ambiente de trabajo ‘respirable’ entre empresa y trabajadores”.