“Las injusticias se multiplican, las desigualdades se agravan, la ignorancia crece, la miseria se expande”.

Alguien no está cumpliendo con du deber. No lo están cumpliendo los gobiernos. Ya sea porque no saben, ya sea porque no pueden, ya sea porque no quieren. O porque no se lo permiten aquellos que efectivamente gobiernan, las multinacionales y pluricontinentales, cuyo poder, absolutamente no democrático, ha reducido a una cáscara sin contenido lo que todavía quedaba del ideal de la democracia. Nos fue propuesta una Declaración universal de derechos Humanos.

Con eso creímos que lo teníamos todo. No es de esperar que ningún gobierno haga nada para que estos se cumplan. Tomemos entonces, nosotros, ciudadanos comunes la palabra y la iniciativa.

Estas palabras, son recogidas del discurso de José Saramago, cuando recibió el premio Nobel de Literatura. Ahora, siguen vigentes, y tal como el mismo Saramago proponía, ya es hora de que los partidos políticos, sobre todo de izquierdas, aparquen por un tiempo sus diferencias programáticas. Que todos acojan como un programa común, la Declaración universal de los derechos Humanos, puesto que, ahí está todo lo que un ser humano necesita para tener una vida digna. Y que lo Izquierda Unida.., Podemos.., Ganemos.., Equo.., CNT-AIT…etc.

Sindicatos y demás asociaciones o movimientos ciudadanos, a los que al parecer, les une, uno, o varios enemigos comunes. Ya es hora de unirse en un frente común, para construir un contrapoder que acabe con el robo, el cinismo, la indigencia moral y la permanente conculcación de la Ley y el Estado de Derecho. Si para unirse necesitáis un programa común.- Aparcar durante un tiempo el vuestro, y acogeros a la Declaración universal de los derechos Humanos.