Esta semana en la que reinicio varias actividades, sobretodo vinculado a la difusión de cuestiones sociales he querido dar especial importancia a este tema, ya que muchas personas me han alcanzado esta inquietud….actualmente se coopera porque se ha puesto de moda y es lo que se lleva o porque están aflorando nuevamente los principios de solidaridad dada la situación de cambio (prefiero llamarla así y dejar ya la connotación negativa de la palabra “crisis”) que estamos viviendo desde ya hace varios años….

Me decanto por pensar que ante los cambios estructurales y bruscos que se han producido, los seres humanos, buenos en esencia por supuesto, buscamos nuevas formas de relacionarnos y de vivir mejor, y en algunos casos lamentablemente “sobrevivir”. Se crean así nuevas prácticas,   aumentando las alianzas porque de todos y todas es sabido que la unión hace la fuerza. Es por ello, que puedo observar, y en primera fila, como varios y varias emprendedores/as de la zona se están manteniendo en un mercado laboral  muy complejo fortalecidos por la Cooperación Empresarial.

Empresarios/as y colectivos se han unido para poder no sólo mantener y potenciar sus actividades, sino para ofrecer recursos y servicios más competitivos y que ofrezcan mayor satisfacción de necesidades de las personas, en calidad y cantidad, desarrollando estrategias comunes y promoviendo la creatividad. Así nuevos sectores económicos se abren paso, el turismo, las empresas “mulsiservicios” que ya no se relacionan directamente con la construcción, sino que ofertan las actividades más diversas y variopintas, desde organizaciones de eventos, hasta sacar a la mascota de paseo, organizar viajes de ocio, ofrecer compañía a mayores, etc etc. La nutrición, la sexología, el bienestar y el deporte, la salud emocional, el arte, la música, son sectores por los que están apostando muchos/as emprendedores/as.

Lo importante es que todos estos esfuerzos, logros y acciones empresariales y asociativas tienen un marco común “La Economía Social” cuyos valores se ven reproducidos en estos nuevos emprendedor@s, y que recoge fundamentalmente al trabajador como eje fundamental de la economía, en su propio valor y como ser humano y deja de lado la fórmula capitalista que todos/as conocemos que nos ha llevado al fracaso y a la desvalorización de las personas.

Resultado: Mejora de la productividad, mayor competitividad empresarial, fuerza empresarial para mantenerse vivo en un mercado en proceso de cambio y por supuesto una mayor realización personal y profesional de las personas.

Así, MIXTURA IV: Feria Empren_Dando, es una muestra palpable de este modelo económico, que no es nuevo, pero que actualmente se ha reimpulsado porque está demostrado que permite conseguir la estabilidad empresarial desde una perspectiva comprometida con el desarrollo local, la protección del medio ambiente, la solidaridad, el compromiso, la implicación, en resumen la responsabilidad social con el entorno. Empresarios/as, emprendedores/as, asociaciones y colectivos que forman Empren_Dando han demostrado que pueden “CREAR” nuevos productos: Senderismo saludable, turismo y deporte con rutas en bicicleta, talleres artísticos con actividades deportivas para peques, y un sinfín de proyectos que surgen del intercambio.

Finalmente, creo que la cooperación no está de moda, es un valor propio del ser humano, que a pequeña escala siempre ha existido pero que las circunstancias han hecho que aflore con fuerza y que le dé otro color a la sociedad, y aunque son momentos delicados los que vivimos, esta forma de relación está dando un respiro y un color distinto infundiendo esperanza, seguridad, y ganas de seguir que a muchos/as hoy por hoy les hace falta para mantenerse en el camino.