La asociación de consumidores FACUA Jaén y la Federación de Asociaciones de Vecinos de Linares ‘Himilce’ ha presentado una denuncia ante la Agencia Nacional de Protección de Datos por la campaña de envío de cartas puesta en marcha por Linaqua en la ciudad el pasado mes de julio y contra la que ambos colectivos mostraron su desacuerdo.

Tanto FACUA como Himilce solicitaban a mediados del pasado mes de julio la paralización del envío de cartas masivas por parte de Linaqua a todos los clientes del servicio municipal de agua anunciando la cesión de sus datos a la empresa Reparalia para recibir información y ofertas de sus diferentes empresas queda paralizado, a la vez que solicitaban al equipo de Gobierno socialista y partidos de la oposición una reunión para analizar una campaña que, según FACUA, «vulnera la ley de protección de datos». Un mes después, sin obtener respuesta por parte de PSOE y con el apoyo de los grupos de la oposición, ambos colectivos han presentado la denuncia correspondiente contra Linaqua -así como contra Aqualia en otros ayuntamientos donde gestiona este servicio y han desarrollado la misma campaña- ante la Agencia Española de Protección de Datos. «Linaqua ha intentado mercadear con unos datos que se les ha confiado como gestora de un servicio municipal, lo que es una situación abusiva e irregular. La ley establece que se debe comunicar la autorización para la cesión, y no su negativa, como se apuntaba en dichos casos, lo que favorecía que muchos clientes, al no entender la carta, estuvieran cediendo sus datos», explica Serrano.

Desde el Ayuntamiento de Linares señalan que el envío de cartas ha sido paralizado, si bien se destaca que no se trata de una práctica «ilegal», a la vez que subraya que únicamente tiene una finalidad informativa. Una visión que rechaza FACUA «porque resta importancia a un asunto muy serio», a la vez que destaca que la postura del PSOE de Linares es totalmente contraria a la que muestra el partido en Jaén, donde se ha solicitado al alcalde del PP que retire la campaña. «No se puede decir que es un problema sin importancia cuando hay sanciones de más de 30.000 euros por el uso indebido de los datos de un solo cliente. Por eso esperamos que la Agencia actúe contra esta gran empresa que ha querido mercadear con los datos de miles de clientes. El delito ya está hecho y por tanto se debe sancionar de la manera oportuna», puntualizó Serrano.