Salió la bella trucha cimbreante

con torso de madera charolada

costados iris carne anaranjada

dio de bruces en fuego y sal brillante.

Se hizo lentita en grasa chispeante,

también freí una grandísima tostada

con sabroso Cabral condimentada;

a la nevera irá todo el sobrante.

Después sus dedos son de mucho amor

tan dulces que tendrán sabor a fresa

yo te comeré a besos de licor;

un bancal de amapolas de frambuesa

a sus pies como un fuego abrasador,

se levantó el deseo y sobremesa.