El chocolate mendiga

en mí su bastón de mando.

Con su fusta yo me ablando

como un déspota me instiga:

me arrodilla ,me castiga,

me desnuda, me somete…

¿Tú te darías un banquete?

Por la siguiente tableta

me quito la camiseta

sin que nadie me sujete.