Las mujeres no descansamos, tenemos que dormir con un ojo abierto a ver si aprovechando que es verano, que hay crisis, que parece que nada funciona, va el ministro Gallardón y aprueba, por mor de su mayoría absoluta, la ley del aborto o mejor se debería decir de la salud sexual y reproductiva e interrupción voluntaria del embarazo, como a mí me gusta porque es mucho más amplio y mayor el agravio que nos pueden hacer. No sé cómo vamos a decir ya que son asuntos en los que nosotras decidimos, que no somos irresponsables, que sabemos lo que hacemos, que somos mucho más que úteros  pero que de todas formas el útero es de cada mujer. Ni siquiera una como mujer, es dueña del útero de otra, que es por lo que yo no puedo decidir ni siquiera por otra mujer. Cada una decide. En fin, la ley ya estaba consensuada, lo que se pretende es distraer con esto la situación actual y de paso introducir argumentos misóginos, machistas, retrógrados y manipuladores. Todo esto lo rechazamos. Decía Simone de Beauvoir, y era una filósofa,  que cuando algo estaba muy claro, sobretodo en el trato de desigualdad hacia las mujeres, todo lo que se hablara sería para distraer y dilatar la realidad incontestable del hecho. Y que lo mejor era no molestarse en discutirlo, la maniobra —o la trampa —estaba clara.

Todo esto lo rechazaron ayer las mujeres de Jaén y provincia concentradas a las puertas de la subdelegación del gobierno. Se teme, por algunas informaciones, que esta ley se va a promulgar con alevosía y a nosotras no se nos ha olvidado desde aquel 1 de febrero en el que multitud de mujeres empujadas por la Marea Violeta, nos manifestamos en Madrid. Desde ese día, aunque lo supiéramos antes, vimos la fuerza que podía tener la unión de todas y al volver a nuestras provincias se empezó a gestar la propia marea violeta de la provincia. La provincia de Jaén siempre ha estado vertebrada alrededor del Instituto Andaluz de la Mujer con cantidad de Asociaciones de uno a otro extremo. Por si alguien lo recuerda me trasladaré al año 94, en la gran crisis de Santana, cuando todos los colectivos habidos y por haber se solidarizaron con Linares. Las mujeres también, venidas de todos los pueblos llenaron la antigua plaza del Ayuntamiento que todavía no era plaza. La provincia se solidarizó, todas estuvieron allí, como ahora también Linares está en otras cosas, siempre a favor de una justicia igualitaria para mujeres y hombres. Con todas.

Ahora, sin menoscabo de todo aquello, las redes sociales son más rápidas y más ingentes. Jaén debe dinamizar ese sustrato feminista que vive en cada pueblo. No importan las ideas políticas, importa la justicia, la igualdad y la armonía de convivencia en equidad. Otra cosa no sería digna de una provincia democrática como la que tenemos. Estos días pasados ha sido asesinada otra mujer, en Mallorca, y eso se recordó ayer con un tiempo de silencio. No sé qué más podríamos hacer con tantos y tan duros frentes ante los recortes y los hechos consumados que nos encontramos todos los días. La crianza, la dependencia, la intendencia, el trabajo silencioso, la falta de tiempo para nosotras mismas… Lo mínimo que hay que tener es reconocimiento, respeto y cariño a todas las mujeres de nuestras vidas. Se lo merecen por facilitárnoslas. No  puedo dejar de pensar en las mujeres de Siria, Egipto, Nigeria, Gaza…  Y si alguien no ve esto, es que no se ha entendido nada.

image