“La actitud de Izquierda Unida respecto a la rehabilitación del Palacio Consistorial de Linares es una tomadura de pelo completa, han pasado de exigir la ejecución de la obra cuanto antes a, una vez se forma la coalición bipartita IU y PSOE en el Gobierno Andaluz, pedir que los ciudadanos se conformen con los suficientes arreglos para que el emblemático edificio no se derrumbe”, ha declarado el portavoz del Grupo Popular, Antonio Martínez, tras conocer la valoración que ha hecho Izquierda Unida del último acuerdo plenario sobre éste asunto.

“Si bien es cierto que con dicho acuerdo se desbloquea la situación, no debemos olvidar que desde el año 2010, ha sido la Junta de Andalucía quien ha incumplido el convenio firmado con el Ayuntamiento de Linares”, ha matizado Martínez, “pues de más de diez millones de euros necesarios para su rehabilitación integral, lo único que se ha invertido
desde entonces ha sido en obras de consolidación para evitar un mayor deterioro y financiadas por el consistorio linarense”.

El portavoz popular se ha mostrado “sorprendido” desde que “IU cambió su postura de exigencia hacia un proyecto en el que, a día de hoy, se invertirán poco más de un millón y medio de euros, y de los cuales más de trescientos mil deben salir del presupuesto municipal. Como los ciudadanos se imaginarán, éste dinero no da más que para sanear cimientos y estructura”.

El “remate”, para Antonio Martínez, “es llamar ‘fleco’ a la exigencia de solicitar a la Junta que otorgue la financiación y fije el diseño de la segunda fase de la rehabilitación del Palacio Consistorial. “Eso que ahora llaman ‘fleco’, antes de que la responsable de la consejería perteneciera a Izquierda Unida, lo denominaban abandono, dejadez, incumplimiento… De hecho, “y ahí están las hemerotecas y la memoria”, ha añadido Martínez, “en 2010, un mes antes de la firma del convenio entre la Consejería y el Ayuntamiento para financiar esta obra, Izquierda Unida exigía el inicio cuanto antes de la rehabilitación, y si tan lamentable les parece que llevemos once años viendo como la
Junta nos toma el pelo, desde hace más de dos años que desde éste grupo podían haber exigido con la misma contundencia que se cumpla el compromiso inicial, pero en lugar de eso no han sabido poner a la consejera –de su partido- en su lugar, priorizando su ciudad, sus ciudadanos y su patrimonio. Pero no lo han hecho”.