La pareja formada por el melillense Javier Guerrero y el granadino, afincado en Linares, Antonio Martín, participantes en la Baja Aragón, copa del mundo de Raid, sufrieron la retirada a un tramo del final, cuando eran claros líderes en la categoría T2.2 y en la Evo Cup, además de terceros en la general del nacional y los 24 entre todos los equipos internacionales participantes.

Para ellos la jornada del sábado comenzó con una gran prólogo que determina el puesto de salida y la primera etapa donde a pesar de tener algunos problemas de temperatura que los retraso un tanto, consiguieron terminar la jornada liderando su categoría y la copa Mitsubishi sin más sobresaltos que los muchos rivales que tuvieron que adelantar durando los tramos después de perder algo de tiempo y varias posiciones.
Con el trabajo lógico en el parque de trabajo y la recomposición de su Mitsubishi, después de la dureza constante y las condiciones climáticas cambiantes que estuvieron presente durante la prueba, con lluvias, granizos y calor, el equipo donde milita Antonio Martín, estudiante de ingeniería en Linares (Jaén) y natural de Granada donde recibe cierto apoyo del ayuntamiento de Moclin, afrontaban las etapas del domingo con garantías de una buena clasificación.
La carrera contó con el fuerte ritmo de la pareja Guerrero-Martín, que sacaron la quinta esencia a su vehículo de serie mejorado, frente a rivales con monturas mucho mas potentes a los cuales superarían constantemente hasta el penúltimo tramo donde lideraban al T2.2, copa Evo, terceros en el scracht nacional y 24 del mundial de la Baja.
En ese momento el motor sufrió una rotura que les obligó al abandono y con ello, la pérdida de unos valiosos puntos en la categoría y en la general del nacional de todoterreno donde estaban situados liderando la T2 y en puestos de podium de la general.
La Baja Aragón, valedera para el campeonato internacional, nacional y aragonés, dejaba con la miel en los labios a poco de dar por concluida la edición 2014, pero con la demostración hecha por parte de este equipo de Melilla donde Javier Guerrero y Antonio Martín han sido protagonistas al completo y de no ser por la rotura de su motor, habrían inscrito sus nombres en el libro de oro de esta prestigiosa carrera del mundial y nacional de rallye raid.