Las protestas a las puertas del Asilo de Nuestra Señora de las Mercedes por parte de los seis trabajadores despedidos, junto a familiares y compañeros, no han conseguido un cambio de actitud por parte de la dirección del centro sobre la readmisión de los afectados y la búsqueda de soluciones alternativas a la reducción de la plantilla. Frente a eso, desde el sindicato CC OO alertan que, lejos de reconsiderar su posición, desde la congregación religiosa que gestiona el centro se opta por «medidas poco éticas».

El secretario provincial de CC OO-Jaén, José Moral, que participó ayer en las concentraciones puestas en marcha desde el pasado martes y que continuarán hasta el próximo día 27 de julio, aseguró que la postura de la dirección del centro dicta mucho de alcanzar un acuerdo pues los trabajadores alertan de un proceso de recogida de firmas para revocar la representación sindical. «No queremos enfrentar más las partes pero si es cierto, como se comenta, no vamos a dudar en actuar», manifestó el secretario provincial de CC OO-Jaén, quien recordó que el sindicato tiene el 70% de representación en las empresas dedicadas a la dependencia en la provincia «y siempre se ha optado por negociar medidas alternativas a los despidos».

Así, y manteniendo su objetivo de poner medidas que eviten más pérdida de puestos de trabajo «en una de las ciudades más afectadas por el desempleo de la provincia», el sindicato solicita es que se replante la situación en un proceso de diálogo. «Los despidos no están justificados en ningún caso, hay otro tipo de medidas. Lo que no vamos a permitir, y por eso estamos en la calle, es el ‘plan renove’ que se está haciendo en el Asilo con el despido de la gente más antigua para meter contratos de las tres ‘b’: buenos, bonitos y baratos, y en especial en unas instalaciones que se gestionan por la iglesia y que no están cumpliendo con ese mensaje que lanzan de trabajar por los más desfavorecidos», puntualizó Moral.

Desde la dirección del Asilo aseguran que la reducción de plantilla se produce ante la continua merma de usuarios de las instalaciones y tras un estudio «profundo y discutido» de la situación en varias reuniones del Patronato de este centro. «Al otorgarse plazas concertadas en centro públicos, se ha producido en el Asilo el traslado de varias personas residentes en el mismo hasta hace poco tiempo. Como consecuencia de la actual crisis económica, en los últimos meses ha mermado considerablemente el número de usuarios, con la consiguiente disminución en la captación de los recursos necesarios. Se hace impredecible el tiempo que durará la paulatina pero constante disminución de usuarios», apuntó la dirección en el comunicado realizado a finales del pasado mes de junio.