La Asociación Provincial de Minusválidos Psíquicos de Jaén, Aprompsi, desarrolla en sus instalaciones del colegio Virgen de Linarejos de Linares la segunda edición de su programa Escuela de Verano, dirigido a alumnos habituales de este centro educativo así como de otras localidades de la provincia. El programa, en el que participan una treintena de jóvenes, cuenta en esta ocasión con el apoyo de la Diputación Provincial de Jaén, a través del área de Juventud de cara a aportar material para el desarrollo de las diferentes actividades.

En concreto, a lo largo de esta Escuela de Verano que se desarrolla a lo largo de este mes de julio, los participantes disfrutan de talleres y actividades lúdicas con las que se pretende reforzar las habilidades y conocimientos adquiridos a lo largo del pasado curso escolar pero, además, mejorar las habilidades sociales de estos jóvenes. Para ello, la Diputación Provincial ha realizado una aportación económica de 500 euros que, en su mayoría, han sido dirigidos a la adquisición de una piscina donde desarrollar diferentes actividades. «Para nosotros era fundamental colaborar con esta Escuela de Verano de Aprompsi que ya nos trasladó el pasado año la necesidad que tenían en cuanto a material para realizar sus actividades y por eso este año se ha aportado, no sólo el material para los talleres, sino también con una piscina que permite realizar actuaciones diferentes con los usuarios», explicó la diputada de Juventud, Francisca Molina, en su visita al centro.

Asimismo, el desarrollo de la escuela se complementa con los servicios de transporte y comedor para facilitar a las familias la asistencia de los niños a las actividades, a la vez que se fomentar la conciliación familiar y laboral y dotar a las familias de un recurso asistencial donde sus hijos, puedan pasárselo bien y a la vez los padres puedan seguir desarrollando su actividad laboral. Unos servicios que, además, cuentan con la residencia escolar para aquellos niños que participan desde otras localidades con el objetivo de evitar su desplazamiento diario, facilitando su estancia en dichas instalaciones por las tardes y noches. «La experiencia del pasado año fue muy gratificante y por eso hemos querido seguir disfrutando de esta iniciativa que permite disfrutar de actividades, talleres y juegos, a la vez de mejorar la integración», apuntó la delegada de Aprompsi en Linares, Luisa Moya.