Ayer jueves, cinco de junio, en la Fundación Segovia, pudimos disfrutar de un concierto de piano-forte y flauta travesera a cargo respectivamente de los italianos, Nadia Testa y Alessandro Crosta, en la sala de conciertos de la referida Fundación, que estuvo completamente llena de público.

Un público en total sintonía con estos artistas, que le hicieron vibrar con obras operísticas, regidas desde su comienzo por El Canto de Mefite “La flauta en la Ópera” y con una belleza más que manifiesta, por la dulzura de la flauta al interpretar estas escenas líricas de distintas óperas.

En primer lugar, nos ofrecieron “Divertimento sobre Lucía de Lammermoor” de Donizetti, con arreglos de J. Andersen.

Continuaron con “Capriccio sobre La Bohéme” de Puccini y arreglos de S. Alassio.

Después ofrecieron “Divertimento sobre Tosca”, también con Arreglos de Alassio sobre la partitura de Puccini, prosiguiendo con un “Konzert-Waltz” sobre la Traviata de Giuseppe Verdi, con arreglos de W. Popp y una “Fantasía sobre Carmen” de Bizet y arreglos de F. Borne.

El “Ave María” de Mascagni, autor de la “Cavallería” Rusticana cerró como bis, un concierto que supo a poco al público asistente, en una cálida tarde todavía primaveral, con encendidos y prolongados aplausos y “bravos” a este dúo concertístico italiano.

Destacar la perfecta simbiosis entre Nadia al piano y  Alessandro en la flauta, que como digo, se complementaron perfectamente en dos instrumentos muy agradecidos para el gran público, tanto por el poder armónico del piano, en manos de Nadia, como por la dulzura de una flauta, que “cantaba” como la mejor de las sopranos del panorama operístico internacional.

Dos músicos de gran talla y calidad interpretativa, que en 2014 y desde febrero, no han dormido en su Italia natal, pues la gira por Europa y EEUU que comenzaron el referido mes, no acaba hasta noviembre.

Gran noche sin duda, en el transcurso de un FIMAE, de extraordinaria altura artística, que cada año se va superando.