El pasado sábado tuvo lugar en el Teatro Cervantes de Linares, el XV Encuentro Nacional de coros “Luis Molina Rojas”. Un encuentro, que coincidía con el XXX aniversario de la Coral Andrés Segovia de Linares, por este motivo ofrecieron algo especial y es que además de la Coral Lucentina que les acompañaba en el evento, lo hizo también la Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Lucena.

Con estos mimbres el espectáculo se esperaba con gran ansiedad y no defraudó. Comenzó la primera parte con la Coral de Lucena, ofreciendo un repertorio totalmente a “capela” con una buena conjunción de voces, donde los pianos y matices, estaban muy bien logrados de la mano de su director  Víctor Nájera. Quisieron homenajear a quien durante 41 años ha sido su director, Antonio Villa Álvarez de Sotomayor,  que recientemente ha sido nombrado vocal de honor del Patronato de habaneras de Torrevieja, interpretando una de sus composiciones: “Barquito de sal”

A continuación cantó la Coral Andrés Segovia, haciendo un recorrido musical a modo de resumen, con  temas de su época reciente como “Cantares” o el bolero “Piel Canela” interpretados también a “capela” y magistralmente dirigidos por su titular, Prado Márquez, para finalizar con otros dos correspondientes a sus inicios, como son “Poetas andaluces” y “Andaluces de Jaén” que fueron interpretados con tanto sentimiento, que hicieron levantar al público de sus asientos.

En la segunda parte los dos coros se unieron a la Orquesta Sinfónica del Conservatorio de Superior de Música de Lucena, bajo la batuta de su director, Víctor Nájera. Comenzaron con “Ya se va la Romería”, que es una canción dedicada a la Patrona de Lucena “La Virgen de Araceli”, con arreglos para coro y orquesta del propio director. Continuaron después con una selección de obras de zarzuela y finalizaron con otras tantas de ópera, como “Tanhauser” (R. Wagner) y “Aida”(Coro triunfal) de G. Verdi, que hicieron vibrar a todos los presentes por el magnífica acoplamiento que su director consiguió con los coros y la Orquesta, donde la Calidad musical que se pudo oír en el Cervantes, va a quedar sin ninguna duda y durante mucho tiempo, en el recuerdo de un público asistente que premió con largos aplausos sus actuación y obligó a que tuviesen que hacer algún bis más.