La Dirección General de Tráfico va a poner en marcha el próximo lunes, día 2, una campaña especial sobre control de la tasa de alcoholemia y consumo de droga entre los conductores, que se desarrollará hasta el día 8 de junio. La anterior operación, llevada a cabo en diciembre del pasado año, concluyó en las carreteras de Jaén con un total de 3.838 controles, de los cuales 22 dieron resultado positivo, el 0,57 por ciento.

La novedad de esta campaña va a ser el incremento de las inspecciones aleatorias del consumo de drogas en los conductores, al haberse comprobado que mientras está disminuyendo el consumo de alcohol al conducir, se mantiene el de aquellos que llevan el coche bajo la influencia de drogas. De esta forma, a partir de ahora, uno de cada cuatro controles que realice la Guardia Civil será para determinar si el conductor ha consumido estupefacientes.

El subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, que ha presentado hoy la campaña, acompañado por el jefe provincial de Tráfico, Juan Diego Ramírez, ha informado de que en la misma se empleará el máximo número de medios humanos y materiales disponibles, al tiempo que se ha invitado a los Ayuntamientos que disponen de medios de control de tasas de alcoholemia a que se sumen a la operación. No obstante, a lo largo de todo el año tanto la Guardia Civil como las policías locales mantienen controles para vigilar el consumo por los conductores, que dieron como resultado en 2013 que se incoaran en la provincia 1.375 denuncias por conducción bajo la influencia del alcohol o drogas y fueran detraídos 6.818 puntos.

También Juan Lillo ha explicado que la principal razón de la puesta en marcha de esta nueva campaña es que el aumento de los controles preventivos es uno de los factores que está favoreciendo un cambio de comportamiento de los ciudadanos, como refleja el dato de que, a nivel nacional, en el último decenio el porcentaje de conductores que han dado positivo haya pasado del 5% al 1,7%, aunque el objetivo inmediato es que el índice quede por debajo del 1%. “Aunque podemos felicitarnos por que los datos sean cada vez mejores, hay que seguir por este camino hasta lograr que los resultados positivos de alcoholemia sean cero”, ha manifestado.

En otro momento el subdelegado ha insistido en la necesidad de que los conductores sean concientes del peligro que supone conducir bajo los efectos de alcohol o drogas, como se desprende del dato de que alrededor del 25% de las muertes en carretera en Europa están relacionadas con su consumo. “No sólo la tasa de accidentes aumenta rápidamente con el consumo de alcohol –ha recordado-, sino que el accidente también se vuelve más grave”. Con una tasa de alcoholemia de 1,5 g/l el índice de accidentes mortales es aproximadamente 200 veces mayor que cuando se trata de conductores que no han ingerido alcohol.

Por su parte, el jefe provincial de Tráfico ha advertido de los peligros que encierra el exceso de alcohol también para los usuarios de la vía pública. Según datos de la memoria del Instituto Nacional de Toxicología de 2013, algo más del 44% de los peatones fallecidos en accidente de tráfico presentaron resultados positivos a drogas, alcohol o psicofármacos. Además, se ha referido al plan que se pone en marcha a partir de ahora de incrementar los controles específicos sobre estupefacientes y difundir entre la opinión pública los efectos perversos que tiene la influencia de la droga en la conducción, recordando que no solo afecta a los índices de mortalidad sino a la gravedad de las lesiones.