Portada Categorías Opinión PODIAMOS

PODIAMOS

Un profesor universitario de Madrid, llamado Pablo Iglesias y con un rostro que de lejos nos recuerda el de Lenin, ha montado una candidatura para las próximas elecciones europeas, a la que ha titulado “Podemos”. Todo ello muy respetable, pero no se puede por menos que tener un gesto de extrañeza, ante dicha candidatura.

Su líder Pablo Iglesias, profesor de ciencias políticas en la Universidad Complutense de Madrid, hombre joven, bastante conocido por su intervención, a veces muy polémica en tertulias televisivas no es el peso pesado del grupo.  El personaje más importante de este colectivo y el más conocido, es el Sr. Carlos Jiménez Villarejo, fiscal que fue de Catalunya, hombre de 78 años con dilatada experiencia en la lucha de la izquierda muy en la onda del ex juez Baltasar Garzón.

A ellos, como a todas las demás candidaturas, la suerte que le den los ciudadanos.

Tener expedita la facultad o potencia de hacer algo, es la primera definición del verbo poder según la Real Academia de la Lengua, la primera persona del plural, del presente de indicativo de dicho verbo, “podemos” es sin ningún género de dudas la seguridad de hacer algo, pero que, como que, por ejemplo ¿Podemos dejar de Fumar? ¿Podemos dejar de jugar a todo tipo de Loterías? Esas dos cuestiones estamos en condición de poderlas hacer, individual y colectivamente, porque si en eso no podemos, ¿podremos en cuestiones más importantes?

Como cual se me dirá, y ahí va otro ejemplo: Vamos a bajar el IVA sustancialmente al 14 %, hecho esto, ¿que nos dirá Europa? (la señora Merkel). Renuncien ustedes a recibir de Europa todas las ayudas comunitarias que tienen, ayudas para la formación, ayudas para infraestructuras (Fondos FEDER) o ayudas para la agricultura (PAC) y claro, se lo cuenta Ud.,  a su vecino, ese que vive de sus cinco mil olivos, y le dice que nosotros podemos.

Porque deben explicarnos todos los políticos, lo que en verdad es Europa, donde el dinero viene y va en la búsqueda de una igualdad entre todos los pueblos europeos.

Debemos pensar que el enemigo no es Europa, ni los alemanes ni los finlandeses, ni los búlgaros, si no que debemos colaborar juntos al objeto de lograr una Europa cuanto más igualitaria mejor en la que nos sintamos muy cómodos. Nuestro objetivo es ese desde el año 1985 que entramos en la Unión Europea.

Ahí es donde duele, por lo mucho que podíamos haber hecho y no lo hemos hecho. ¿Por qué no podíamos haber educado mucho mejor a nuestros jóvenes? Cierto que existen más licenciados que nunca. ¿Pero está orgulloso el profesor Iglesias, de cómo dejan los alumnos de la complutense el campus, después de un botellón? ¿Se siente orgulloso el profesorado con el nivel de fracaso escolar que existe en España? No podíamos entre todos, profesores y padres, hacer mucho pero que mucho más. Por citar solamente algo, entre el 11 de Abril hasta el 22 diez días de vacaciones por Semana Santa. Aún no han pasado nueve días con un fin de semana por en medio, cuando tenemos el puente de primeros de Mayo y no contentos con este, se sacan de la manga que el lunes día 5 no va a ser lectivo en Andalucía. Y luego no quieren que se cabreen los ciudadanos y se nos tilde de “pigs” por parte de los anglosajones. Podíamos empezar a cambien, digo yo, que el ser ciudadano europeo, no es solo recibir subvenciones, si no trabajar y trabajar bien.

En cuanto a Linares, podíamos analizar, las obras que gracias a Europa y sus fondos, se han realizado, por citar, el Parque de la Fuente del Pisar, donde se asienta la Feria, La reforma que se efectuó al Paseo de Linarejos, por el que tanto nos gusta pasear, y ensuciar, porque no estaría de más que pudiésemos tener miramiento y cuando hacemos uso del Paseo o de cualquier vía pública tirásemos, vamos por decir algo, las cascaras de las pipas a las papeleras, que es vergonzoso como acaba al final del día. Se imaginan Udes., lo que les ocurriría en Singapur, si tiran un papel, una colilla o una cascara de pipa al suelo. Podíamos y deberíamos pensarlo por que actuar cívicamente es signo de europeidad.

Podíamos leernos la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas del 10.02.1948, en especial el artículo 17 que dice en su texto “Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente – Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.” Y cuando dice persona, no habla de Física o Jurídica, tras una persona jurídica, siempre hay un colectivo de personas físicas.

Podíamos haber hecho tantas cosas, que no hicimos, que se quedaron atrás. Podíamos empezar a ser honrados con nosotros mismos y con los demás. (Léase Estado)  Podíamos haber hecho una verdadera reforma de la justicia en estos casi treinta años de pertenencia a la U.E., solo hacía falta copiar a algún país.

Podíamos, haber sido más prudentes y menos avariciosos, ya se sabe que la avaricia rompe el saco. Podíamos haberle hecho mucho mas caso al refranero popular, además de guiarnos por experiencias pasadas, a buen seguro de que si así lo hubiésemos hecho, otro gallo nos cantara.

Yo iré a votar el próximo día 25, todavía no se a quien votaré, desde luego no votaré al partido o grupo que nos diga que nos va a defender de los europeos, nosotros los andaluces, somos tan europeos, como los de Silesia, Baviera o el Rosellón. Los enemigos de una mayor igualdad son mis enemigos, pero los caminos para conseguirla no tienen que ser igualitarios, hay muchos y muy diversos.

Usted lector puede hacer lo que le venga en gana, pero para poder protestar hay que participar, o al menos así a mi me lo parece.

No hay comentarios

Haciendo click en "Publicar comentario" estará aceptando la política de recogida de datos (Art. 5.1 de la LOPD) y las condiciones de uso