“Parece ser que Izquierda Unida se acaba de dar cuenta de que el comercio es importante”, ha comenzado así la concejal popular Rosel Giménez su respuesta al anuncio de Izquierda Unida de crear un impuesto especial para las grandes superficies de más de dos mil quinientos metros cuadrados que deberían pagar 17,42 euros por metro cuadrado y a la que la formación de Linares ha mostrado su apoyo.

“Debido a la importancia del sector del Comercio en nuestra economía, -sólo en Linares hay 2.657 establecimientos pertenecientes al sector Servicios, ha recordado Giménez- desde el Partido Popular siempre hemos defendido una protección especial, no sólo a nivel nacional o autonómico, sino también local. Por ello, desde el Grupo Popular hemos presentado en esta legislatura diferentes medidas como han sido ayudas directas a comerciantes para apertura y modernización de negocios, ayudas a autónomos, la zona franca urbana, el cheque empleo, o la moción de protección y defensa del comercio linarense que incluía el compromiso municipal para que el Ayuntamiento
realizara todas sus compras, en la medida de lo posible, en comercios de la ciudad”. La concejal popular ha recordado así al Grupo de Izquierda Unida en Linares que “ni ellos, ni el PSOE, apoyaron ni una sola de estas medidas. Toda una paradoja que apoyen ahora esta tasa especial”.

“Izquierda Unida en Linares apoya ahora una medida impuesta por la Consejería de Turismo y de Comercio, y no han sido capaces de atender las necesidades de comerciantes de Linares; es más, tampoco han incluido ni dejado incluir ninguna medida específica dirigida a este sector en unos presupuestos en los que ellos han sido cooperadores necesarios para su aprobación”, ha destacado Giménez.

Respecto a la tasa, la concejal de Industria, Comercio y Empleo del Grupo Popular ha desgranado una a una las medidas contempladas en ella, recordando que “la mayoría de las veces, cuando se aumenta la presión fiscal, el resultado es un aumento de los precios, por lo que desciende el consumo. Y en su peor versión, también ocurre que si se aplican nuevos impuestos a los empresarios, el esfuerzo repercute en el empleo, y en su calidad.

Quizá por eso, -ha destacado-, el PSOE andaluz ya ha anunciado que no va a apoyar la creación de esta tasa. Es decir, que no cuentan ni con el consenso político”.

Una propuesta elaborada a espaldas de los comerciantes Por su parte, el portavoz del Grupo Popular, Antonio Martínez, cerró la Intervención destacando que “para más INRI, esta propuesta emana de los sindicatos UGT y CCOO, que proponen que la recaudación de dicha tasa sea utilizada para la creación de planes de formación para el pequeño y mediano comercio y para formar especialistas universitarios en comercio interior. Ni que decir tiene que a estas alturas que un sindicato hable de formación es como mentar la bicha”.

Por si esto fuera poco, “esta propuesta ha sido elaborada a espaldas de los comerciantes andaluces, y de Linares. No han realizado consulta alguna, siquiera a sus representantes, como son Cámaras de Comercios y asociaciones de comerciantes”. Martínez ha pedido
a Izquierda Unida “que tengan en cuenta que la realidad está por encima de todo.

Acérquense a una gran superficie y pregunten a sus trabajadores, y quizá se sorprendan de proponer especialidades universitarias a licenciados y postgrados”.