ENCONTRÁBASE NEMESIO

JINCÁNDOSE UN PORRO UN DÍA

PERO NO ERA DE “MARÍA”

QUE ERA PURAZO RECIO

PEDAZO DE PURO ISLEÑO

DE LAS CUBAS DE SU ENSUEÑO

 

OYE CHAVAL, ME DIJO

NO ME SEAS TAN TACAÑO

QUE TE QUIERO COMO UN HIJO

ENVÍTAME A UN VINO BUENO

Y NO A UN TINTO CUALQUIERA

QUE MI DOLORES ME TIENE

QUE ME SE VA LA SESERA.

 

PORQUE QUIÓ LLEGAR CONTENTO

DIGO QUE MÁS ENVITAO

QUE NO ME GASTAO UN TALENTO

DE LOS DUROS QUE ME HA DAO.

 

DE CARTÓN, LE DIJE YO

Y ME SUELTA EL MUY LADRÓN

¿TE QUIÉS IR DE ROSITAS?

TE ADMITO UN RISCALITO

ACOMPAÑAO DE JAMÓN

Toíto esto, fue al vernos después de la alarmada llamada que me hizo, pa que le explicara el properto de una medecina que le mandaron pa eso de la sesualidá, porque llevaba tiempo “infrígido total”.

Yo le pregunté que le pasaba y me dijo:

Parridemialma, es que no pueo hacer na con mi santa, porque esto (dijo señalándose a la jaula) paece que ya no me responde…

Hombre Nemesio, ya a su edad…. Pues como que es lo normal. Ya quisiera yo….

¡Pero tú eres un desgraciao, yo estoy hecho un chaval!  Y cuando veo a mi Dolores de aquella manera, pues qué quiés que te diga.

Nemesio, a mí no me interesa nada de su privacidad…

¿De mi qué? Me dijo con unos ojos que destilaban mala baba.

Sí Nemesio, su intimidad.

¡Ah es que no te había comprendío y creía que estabas en plan chufleta!

Bueno Nemesio, ¿Cuál es el asunto?

Pos mira Parrillosky, es que he ido al especialista de las cosas del pajarito y me ha recetao esto.

Yo miro la receta y leo: “MUSE 250 MICROGRAMOS. BASTONCILLO URETRAL” y no comprendo nada. Así que me lo llevo al Trejillo y le pido que nos explique qué era ese medicamento.

Juan Enrique me mira con una sonrisa indescriptible,malévola,diabólica,conociendo al abuelo. Le saca el medicamento, lo extrae de la caja y… ¡sorpresa! Era un bastón para meterlo por el agujerito de la puntita del pajaroto, para hacerle entrar en erección. Y les prometo que jamás vi un prospecto tan gráfico, pajarito en mano y perfectamente explicado por pasos secuenciales, recomendando frotárselo durante unos 60 segundos…. Por mi vida que es verdad.

Y a esto que Juan Enrique, comienza a explicarle como tenía que aplicárselo en el pajaroto, dibujos de prospecto en mano…¡Nada más que meterse por el agujerito del pajarito aquel pedazo de bastón!

A Nemesio, paso a paso del prospecto, explicado muy bien por el Trejillo, comenzaban a aparecerle en la frente los sudores de la muerte.

¡Y te vas a comer cuatro moñigas de vaca si te crees que yo me voy a meter eso por el bujerillo  de on de meo! ¡Pa eso me la entablillo, so mamón. Ahora te vas a quear conmigo, como cuando lo del positorio! ¡A tu padre le dije que se metiera la Cruz de los Caídos que hizo el enano, pero tú bien podías meterte el Escorial entero, que lo hizo el cabrón del Felipe Segundo!

Dios, Nemesio, no respeta Vd. a nadie. Para que sepa, en el reinado de Felipe y su padre Carlos, nunca se puso el sol en su imperio.

¿Qué pasa, que nunca era de noche? ¡Ya está bién de reírse de un agüelo!

¿No me ha pedido que viniera con Vd. a la farmacia, “pa ver” que era la receta?

¡Pos sí, pero el Juan Enrique, me está tocando los cataplines. Me voy y ya no vengo más a este antro de mariconerío, que sois tos unos fachas y no tenéis cojones pa ná!

Pues mire usted, Nemesio, yo que pensaba pagarle unos tintorros cuando cerrara el chiringuito y además de Protos –le dijo Juan Enrique-

Pos ya se ma ío el cabreo -soltó el abuelo maimónides, cambiando la cara radicalmente-

Y es que el agua de fuego, es milagro puro para los estreñíos como este Nemesio.

 Que tengan un uretro-feliz año 2.014 mandando a hacer puñetas a los bastoncillos citados.