Feliz año 2014 os deseo en esta primera colaboración-opinión que os dedico todas las semanas. Aunque esto de los años sea aleatorio, tengo la sensación de que algo debe renovarse, yo al menos tengo ganas de cambiar sobre todo por ver si algo se materializa después de tantos atisbos. Tengo la sensación de que ha llegado el momento de ser los artífices de nuestra propia historia, que hay cosas por las que no debemos pasar ni dilatar en el tiempo, que ya tenemos que quitarnos la cara de tontos que se nos ha puesto con esta crisis de todo. La verdad es que lo que pueda decir hoy  van a ser cábalas, algo que no sé, pero que puedo aventurar porque lo veo venir y tendrá que suceder un año u otro. Necesitamos respuestas y hay que ponerse a trabajar en ello.

Pues pensaba yo uno de estos días, que la situación en España está mal, peor, y que tal parece que nos neguemos cerrilmente ante lo que vemos acercarse. Esto no puede seguir así, todo el mundo está cansado por unas cosas u otras, todas graves y necesitadas de limpieza, los nacionalistas haciendo de las suyas, el resto de España hartos de ellos, la Constitución que no da respuestas a la actualidad, la Corona cuestionada y los gobernantes que nos están haciendo perder el tiempo. Sobre todo ello hay que pensar y tratar de empezar a dar soluciones,  pero con orden, con coherencia y con seriedad, que no piensen los antisistema que se les puede dar la razón o la cobertura a ellos, eso sería la anarquía y no es algo anárquico lo que pretendo, porque entonces sí que me saldría del país o me iría a un pueblo de esos de 10 habitantes. Y no quiero hacer eso, quiero que lo arreglemos. Y entre todos y todas.

Al llegar a este punto, en vez de asustarme y eludir los temas, me dio por enfrentarme al miedo y coger al toro por los cuernos. Y me hice estas preguntas: ¿Qué pasaría si fuéramos pensando en cambiar algunas cosas de  la Constitución? ¿Qué pasaría si hiciéramos un referéndum para ver si queremos República o Monarquía? ¿Qué pasaría si optáramos por un Estado Federal? ¿Pasaría algo? Me respondí que nada, que no pasaría nada, que sería un ejercicio serio de libertad que se aceptaría democráticamente porque se habría decidido por mayoría y nos pondríamos a trabajar en ello en vez de apuntalar las puertas con toda clase de refuerzos, a lo mejor con los sillones de los políticos y la gente reaccionaria. Puede que por ahí nos estén deteniendo aunque al final no va a servir para nada, porque viene un sunami de esos y fuera refuerzos. No nos damos cuenta de que  es mejor abrirlas y que corra el agua sin llevarse lo principal por delante. Y lo principal es la convivencia pacífica, los derechos y la libertad. ¿Qué quieren independizarse algunos? Pues que se pregunte a todos, a lo mejor se llevarían una sorpresa si es que contestamos que allá ellos, que sí, que se independicen, que no queremos perdonavidas. A lo mejor se decide un Estado Federal y estamos la mayoría conformes.  A lo mejor la derecha se democratiza de verdad y no volvemos a las andadas, que es como debería ser. Aceptar la voluntad popular sabiendo a lo que nos enfrentamos. Yo sí quiero enterarme de todo eso.

Podríamos ir avanzando el año pensando en estas cosas, pero para eso hay que empezar por los cimientos y pensar en el bien común y lo que nos jugamos. Aprendamos lo bueno de la historia y no repitamos lo malo.  Modernicémonos. Seamos de una vez inteligentes. Es un reto que lleva tiempo pero hay que hacerlo.

Tuve interés el otro día en leer cómo empezó, allá por 1931, la Segunda República. Resulta que hubo un presidente del Gobierno llamado Aznar, otro no éste, que cuando en aquellas elecciones municipales ganaron los partidarios de la república la prensa le hizo esta pregunta: “Señor Presidente: ¿hay crisis?”. El contestó de una manera displicente, fácilmente reconocible: “¿Qué si hay crisis? ¿Qué más crisis desean ustedes que la de un país que se acuesta monárquico y se levanta republicano?”

Si somos demócratas no nos debe dar miedo ningún cambio de estos, sospechoso sería quien se asuste, o nos asuste, con ello. No pasa nada, que lo decidamos todos, pero con madurez. En este año va a haber Elecciones Europeas, es la primera vez desde las Generales que volvemos a votar y puede que sea el momento de demostrar cómo estamos, tiene que haber alguna manera constructiva. En aquel 14 de abril de 1931 se preguntaba una cosa y, subliminalmente, salió otra. Estaría bueno que pasara algo parecido. Yo no doy ideas, sólo pienso y lo digo. Pero piano, piano, que todo no sirve.

Estación de Madrid durante estos días

Estación de Madrid durante estos días