Nada es tan conveniente para valorar algo como la preocupación por perderlo, entonces sí que empezamos a pensar lo que nos aporta, lo que nos soluciona y para lo que nos sirve, todo muy egoísta, pero la vida es así. Hay quienes lo hacen por puro  altruismo pero supongo que a los lectores que suelen decir: “Dí lo que quieras que yo me opongo y hasta desprecio por opinar diferente” les sonaría a hueco, a mentira y a hipocresía. No me extrañaría que hubiera opiniones contrarias al Ayuntamiento como ente, y mirad que tema más poco controvertido, olvidando que es la casa de todos, que no es el alcalde y ni siquiera las corporaciones, que por otro lado están porque los hemos votado y nos gestionan y nos administran. El Ayuntamiento es nuestra individualidad, lo más cercano y lo más nuestro. Tiene sus fallos, sus olvidos y sus fracasos, nunca lo hará a gusto de todos, pero es lo que tenemos, es nuestra administración más cercana  y la solución no es prescindir de él.

No sé si se sabe, aunque está encima ya, que el próximo día 30 se aprobará en el Parlamento la ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, o sea un ataque directo a los Ayuntamientos marginándolos y degradándolos políticamente. Esto significa que la casa de todos ya irá perdiendo autonomía en las prestaciones a la ciudadanía amén de la consiguiente pérdida de derechos y valores democráticos y solidarios. Al reformar su funcionamiento se pretende convertirlos en un apéndice de los gobiernos central y autonómico, fortaleciendo las Diputaciones y mirad por donde yo ya venía diciendo que no estaba de acuerdo con ellas, que son duplicidades inútiles, que no nos hacen falta para nada y no sabía por qué, pero ya sí lo sé. Eso junto a reducir sus  competencias significa un verdadero ataque a su línea de flotación.

Esta ley pretende debilitar la autonomía municipal, relegar al Ayuntamiento a una mera gestión administrativa, hacerle perder su capacidad de decisión política democrática. También transferir a las Comunidades Autónomas los servicios sociales y educación. Y aquí me paro. Imaginaros los servicios sociales que tan cerca están de la gente que más lo necesita, todos los centros de ayuda que lleva, atención a los desfavorecidos, minusválidos, violencia de género, toxicómanos, mayores, jóvenes, excluidos, transeúntes… todo lo que repercute en la atención y promoción del bienestar de las familias y de la ciudadanía en general. Y esas competencias se las quitarán a todos, pero también a nuestro Ayuntamiento que es lo que nos importa y no sólo el abandono de la gente en la burocracia anónima de una diputación, sino a la inestabilidad de todos cuantos trabajan en ello. Algo muy grave pretenden hacer aparte de que se propone la fusión de los municipios pequeños sin tener en cuenta lo que se opine. Todo un cambio en el mapa más básico de nuestro país.

Pues bien, la mayoría silenciosa ya se está cansando de callar ante todos los atropellos que estamos sufriendo, la mayoría silenciosa debe comprometerse y salir a la calle a defender lo que considera suyo, un ayuntamiento donde no hay diferencias, todos somos ciudadanía. Se va a proponer desde las Confederaciones y Federaciones Vecinales, en Linares la Federación Himilce, que el próximo día 30, en todos los municipios, la ciudadanía formemos una cadena humana alrededor de nuestro Ayuntamiento para protegerlo. Eso haremos aquí. Estamos en un tiempo indignante en el que la mayoría absoluta y la falta total de diálogo va a provocar un verdadero golpe de estado solapado. Yo es esa la sensación que tengo o…  ¿qué es si no?

Palacio Municipal

Palacio Municipal