Los Frentes Cívicos de Linares, Jaén y otras ciudades españolas hemos sido invitados en ocasiones a participar en ciertos actos organizados por algunas formaciones políticas.

Ante estas convocatorias, el Frente Cívico “Somos Mayoría”, tras agradecer dichas invitaciones, ha decidido declinar toda invitación de organizaciones partidarias cuando se trate de procesos congresuales en los que los objetivos, básicamente, son acordar líneas de trabajo de esa organización y elegir la dirección que las lleve a cabo.

Hemos insistido, y así lo confirmó nuestra Asamblea constituyente celebrada los días 6 y 7 de julio en Rivas Vaciamadrid, que el Frente Cívico “Somos Mayoría” pretende ser un movimiento, lo más plural posible, cuyo objetivo es “constituir un referente de poder ciudadano que induzca de manera creciente a los poderes públicos a legislar y gobernar en beneficio exclusivo de la mayoría”. Referente que ha de construirse sobre la base de un Programa concreto, aplicable, factible, elaborado colectivamente, que termine siendo una alternativa fundamentada y, por ello, concite “los apoyos mayoritarios y la formación de conciencia colectiva tanto para su defensa como para su implantación”.

En suma, el Frente Cívico no pretende ser un partido político, no aspira a participar en la competencia electoral. Sus miembros, de procedencia ideológica diversa, podrán participar en los grupos o partidos políticos que lo deseen, pero el Frente Cívico, como colectivo, no lo hará.

Sabemos con seguridad que las distintas asambleas del Frente Cívico habrán de confluir en momentos concretos con otros colectivos políticos, sindicales y sociales y con la ciudadanía no adscrita. ¿En qué momentos? Cuando se trate de afrontar temas comunes de nuestros programas y preocupaciones. ¿Con quienes podremos confluir? Con aquellos que tengan como principio la austeridad, la vocación de servicio público, la transparencia, el funcionamiento realmente democrático y la  intolerancia hacia la corrupción, las corruptelas y las prácticas clientelares.

Puesto que vivimos en un estado de excepción, en lo económico, lo social, lo político y lo moral, estamos convencidos del objetivo de construir una MAYORÍA CIUDADANA capaz de defender los Derechos Humanos elementales, la Carta de la Tierra así como los Títulos Preliminar y VII de la vigente Constitución Española frente a los gestores del Estado que proclaman sin pudor la primacía de la deuda y los intereses bancarios sobre las necesidades de los parados, de la juventud desempleada y sin futuro, de los enfermos,… en suma, de esos “tres millones de personas en una situación de pobreza extrema” de los que habla el informe FOESSA.