Ante el impago, que desde la “Asociación 28 de febrero” se asegura que han sufrido los mutualistas mayores de 65 años de la póliza contratada con la aseguradora Generali, la Junta Directiva de la Asociación “28 de Febrero” ha tomado una serie de medidas y acciones que está llevando a cabo al objeto de intentar agilizar el cobro del complemento vitalicio dejado de percibir desde la publicación del Decreto Ley 4/2012, de 16 de octubre. Todo ello, insisten, a pesar de la modificación del mismo mediante la disposición adicional sexta de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma Andaluza para 2013.

Dentro de esas acciones desde 28F se ha dirigido un escrito al Director General de Relaciones Laborales, pidiéndole información sobre el impago de Generali, 7 meses después de la publicación del Decreto Ley, y más de 3 meses desde su modificación. Además se han enviado a los sindicatos dos escritos explicando la situación en general. También se ha solicitado una reunión con el Secretario General Provincial del PSOE, Francisco Reyes, que estuvo en la asociación en el mes de diciembre para comunicar la aprobación por todos los grupos parlamentarios representados en el Parlamento Andaluz, de la enmienda IN VOCE propuesta por el PSOE, que modificaba el Decreto Ley y permitía seguir percibiendo el complemento vitalicio a los que fueron jubilados con una reducción de la pensión que les hubiera correspondido de tener la edad ordinaria de jubilación.

Por todo lo anterior y ante la falta de respuesta que aseguran existió en la reunión de la Comisión de Seguimiento del Plan Linares Futuro, celebrada el pasado jueves día 18 de abril, la Junta Directiva ha convocado una asamblea general de mutualistas en la SAFA de Linares para el próximo viernes, 26 de abril a las 18 horas. en la misma se informará sobre el referido impago a los mutualistas y la novación de la póliza, así como se considerarán las medidas a tomar por los afectados.

Afectados 28F a las puertas de una oficina de Generali - Foto de archivo

Afectados 28F a las puertas de una oficina de Generali – Foto de archivo